Archivo mensual: noviembre 2011

Mazunte: seguir siendo niños

Decir adios a Puerto Escondido no fue facil, pero queriamos seguir haciendo nuestro camino.

Fueron varios los medios de transporte que tuvimos que tomar para recorrer los escasos 80Km que nos separaban de nuestro siguiente destino: Mazunte. En primer lugar, autostop hasta la carretera principal, donde un pequeño autobus nos llevaria hasta un cruce . Ahi, tomamos un taxi colectivo, que es aquel que solo hace una ruta y que parte cuando esta completo; es economico, pero como desventaja tiene que a veces pueden ser 6, 7  o hasta 8 las personas que lo completan.

Mazunte es un pequeño pueblecito costero donde conviven en armonia los locales de la zona junto con algun extranjero que aqui llego y no se fue. Si pensabamos que Puerto Escondido era tranquilo era porque todavia no habiamos llegado aqui.

Nos alojamos en la “Posada del arquitecto”, pero en esta ocasion  no vamos a tener habitacion, ni cabaña ni una litera; vamos a dormir al aire libre sobre unas camas “flotantes” que penden de unas cuerdas, situadas sobre un acantilado a orillas del pacifico.Las vistas son inmejorables y el amanecer, aunque te hace despertar muy temprano, es un regalo para los sentidos. Lo que en ocasiones es una ventaja, a veces se convertia en inconveniente, y es que, de hecho, era tal nuestra cercania al oceano, y el ruido de las olas peleando con las rocas, que por las noches tenia que usar tapones en los oidos para conciliar el sueño.

Amaneciendo desde la camita

Nuestro hogar

Raul sigue durmiendo mientras amanece

El turismo aqui es muy escaso y muy diferente al de los anteriores destinos. Mazunte es el paraiso de “Hippies”, de gente mas alternativa, de amantes del sol, de la paz , del yoga y de playas desiertas alejadas de cualquier ruido.

San Agostinillo de los entretenimientosPiscina natural

Segun la guia de viaje aqui se viene a no hacer nada y a relajarse. Las pulsaciones bajan tanto que la sangre puede llegar a cuajarse. La hora no existe y haces una vida similar a la de un bebe; cuando tienes hambre, comes, cuando tienes sueño, duermes…. De hecho, una noche fuimos a un bar regentado por un argentino, en cuya puerta habia un cartel que indicaba que habia ” hora feliz” ( 2 x1) entre las 8 y las 10. Como nadie en el local tenia reloj ni cualquier otro artilujio que marcase la hora, el jefe decia que la hora feliz seria hasta que cerrasen.Durante nuestra estancia aqui, Raul y yo hemos sacado aun mas a los niños que llevamos dentro. Nuestros entretenimientos se han basado en jugar, trepar por las rocas buscando playas mas alla de lo que el litoral permitia, pelear con las olas en batallas perdidas, correr, esquivar “cacas” de murcielagos en alguna cueva cerca del oceano, refrescarnos en alguna piscina natural de dificl acceso.

Piscina natural

Hacer el payaso en la playa fue el mayor de los entretenimientos

Somos perros callejeros. No tenemos casa. Disponemos de nuestras camas y de unas taquillas para guardar la mochila. El bañador y las chanclas han sido nuestra indumentaria esta semana.

Asomado al balcon-casa

Somos muy pocos. En escasos dias ya conoces tanto a los otros turistas como a lo nativos. El mismo que te sirve el desayuno, es el que por la tarde hace de profesor en una improvisada clase de salsa. La chica que te sirve la cena, que a su vez es cuñada del “profe” de salsa,  te deleita con un espectaculo de fuego cuando cae la noche a orillas del oceano.Un ambiente acojedor y amigable cargado de musica en vivo.

Por sorpresa nos encontramos con Margarita, la italiana que conocimos a nuestra llegada a Mexico D. F.. Todos nos alegramos del reencuentro inesperado. Hablando con ella, coincidimos al decir que parecia haber pasado mucho tiempo desde que nos habiamos visto. Son tantos los lugares por los que pasas, las calles que transitas, los diferentes hostales y camas donde duermes, es tanta la gente que vas conociendo y las experiencias que vives en escasas semanas, que te parece haber vivido una pequeña vida. Es una sensacion un poco contradictoria: por un lado parece que comenzamos el viaje hace mucho tiempo y por otro, parece haber pasado muy rapido.

Los alrededores de Mazunte no dejan indiferente a nadie. Las playas de Zipolite y San Agostinillo, el encanto de Puerto Angel, o los delfines y ballenas que se ven en la lejania mientras contemplas la puesta de sol en Punta Cometa.

Los dias pasan y el exceso de tranquilidad nos llama al movimiento.

Carlos

Anuncios

Estelas en la mar

Seguimos en Puerto Escondido, es difícil irse de aquí con todo lo que ofrece…

Hoy es día de pesca, a las 5:30 de la mañana arriba. El sueño pesa, pero es hora de levantarse la ocasión merece la pena. A las 6 pasa a recogernos Raymundo, nos lleva  a Puerto Angelito. Vamos en la ranchera: Vincent(un chico francés), Toni(Australiano), Carlos y yo. Paulatinamente el día le gana la partida a la noche, el aire de la mañana fresco y limpio se encarga de despertarnos.

En Puerto Angelito nos espera Rey el patrón… Zarpamos, nuestra pequeña embarcación tiene unos 5 m de eslora y está preparada para la pesca con caña, con cebo puede llevar hasta 8.

Las primeras millas desde el puerto…bordeamos la famosa Ola de Zicatela, nuestro rumbo… mar adentro. Al este tras las calles de Zicatela vemos enrojecer el cielo, la luz se intensifica por momentos. Ante nuestra mirada se alza majestuoso, poderoso, como ha hecho durante tantos amaneceres, tantos años, milenios… Una vez más la luz se impone a las tinieblas, se alza una nueva vida, un nuevo día  lleno de ilusión y esperanza.

Nos deslizamos paralelos a playa Zicatela, la Punta, viramos y ahora vamos al gran océano, al majestuoso e inmenso Pacífico. Poco tiempo pasa y empieza el movimiento, dos de las cañas reclaman nuestra atención; Vincent y yo nos encargamos de ellas. Jugar con el carrete: soltarle, recoger, cansarlo no nos cuesta gran trabajo y con una sonrisa recibimos un par de atunes en la barca, son pequeños unos 3 kg. Parece que podremos probar la carne del mar.

Seguimos nuestro rumbo millas, espuma tras nosotros. Barremos las aguas con la mirada buscando cualquier signo que nos indique la presencia de un banco de peces: madera y algas flotando, bandadas de aves marinas… gracias a esto descubrimos unas pequeñas luces azules y fosforescentes, intrigados preguntamos a Rey..es Plancton. Plancton, las pequeñas criaturas que se encargan de alimentar a los animales más grandes del mundo, las ballenas. Realmente bello.

Sigue la mañana Carlos y Toni obtienen su recompensa, 2 pescados más para deleitarnos.

Ese atunsito que se viene pal barco...

 

Buen trofeo

 

Rey coge el primer atún y con la destreza que da la experiencia, retira la mejor parte del jamón de mar. El solomillo, salsa de soja y naranja… macerar unos minutos y saboreamos un sushi muy mexicano. Más fresco imposible.

El Océano Pacífico se abre inmenso ante nosotros, una grandeza que encoge el corazón de cualquier hombre al comprobar lo insignificantes que somos ante la madre naturaleza.

Pero sin duda el mejor momento es ver llegar a los delfines; rápidos, inteligentes, acróbatas del agua, niños jugando con el barco. Innumerables, incluso madres con crías se acercan a saludarnos. Me pregunto si existe un aninal más simpático, entrañable…más vital.

Como cometas en el aire las tortugas marinas pasean sobre el cielo oceánico, buscando algas, medusas, cualquier cosa que llevarse a la boca.

Exhalaciones de potencia, fugaces peces voladores, curiosa forma de vida.

Al final de la mañana y ya de camino de vuelta a la costa, la caña empezó  a moverse… tirar, soltar, recoger… había picado. La caña en la mano y en el otro extremo, luchando por sobrevivir un gran Mai- Mai, enorme unos 20 kg dijo Rey… Estoy emocionado, pero al final se impone en la lucha por la vida. Es libre y nosotros ya tenemos bastante pescado para unos días.

Lucha con el Mai Mai

Vuelta al campanento, nuestro hostel Buena Onda, volvemos alegres, satisfechos… sabiendo que hoy comeremos de lo que hemos capturado con nuestras manos.

Elegimos el atún más grande, el que pescó Toni, troceamos,

Eligiendo el mejor bocado...

a la sartén regado con aceite de oliva, vuelta y vuelta…

Su buen cocinillas

 

 

Atún a la granaína

En lo que llevamos de vida no habíamos probado una carne de atún más fresca, más tierna, más sabrosa. Simplemente se deshace al paladearla y el toque que le da Carlos con su salsa de ajo y aceite no hace más que intensificar esa sensación.

Comida de señores

La vida en el Buena Onda pasa tranquila, sin presión, sin prisas. Durante el día nos preguntamos a veces qué hora es, incluso qué día es; pero la verdad es que lo bueno es que deja de importar, vivir sin saberlo es liberarse de las ataduras del tiempo. Es moverse con los ciclos del día y la noche, el hambre y el sueño.

Una de las noches que llegamos a nuestra cabaña, al abrir la puerta salió una pequeña ragondan (rata), que me pasó apurando casi por el pie. Miramos la comida y parecía no haber tocado nada… Para evitar nuevas incursiones cerramos la ventana.

Y todo en la vida pasa por algo, esta ratilla hizo que cerráramos la ventana y por lo tanto evitamos daños mayores, porque esa noche mismo dos cabañas más abajo robaron a una pareja  entrando por la ventana. Gracias Ragondán.

Al día siguiente dábamos buena cuenta del desayuno: pan Bimbo con mantequilla y mermelada, hasta que nos dimos cuenta de unas curiosas formas en el pan…había un agujero en cada rebanada del mismo tamaño… relacionamos todo y entre risas descubrimos que nuestra pequeña amiga no se había ido de vacío. ¿Preocupaos por haber compartido el pan con ella? La verdad es que no…jajaajaj. Los siguientes trozos sí les quitamos lo que había tocado ella y seguimos con nuestra comida matutina.

La playa de Puerto Escondido es larga y salvaje,

A pie de playa

unos 3 km de arena donde ondean alegres y eternas banderas rojas, avisando al visitante de la peligrosidad de sus corrientes, de la fuerza de la mar.

Otro de los atractivos de esta playa es alquilar un caballo y pasearse de punta a punta. Jugando con el paso, el trote y el galope. La sensación de galopar en la arena, con el atardecer de fondo, es una sensación de libertad absoluta, la vuelta a la naturaleza. La comunión de hombre y caballo corriendo juntos hacia un horizonte eterno.

Caballos y arena

Puerto Escondido es surf y es conocido mundialmente por su Playa de Zicatela, prueba mundial de surf. Meca de surfistas y bodyboarders expertos y locos. Es una ola muy potente, rápida y que en ciertas épocas del año alcanza los 10 m. Además en la misma playa hacia el sur, está la Punta, zona surfera para nivel intermedio.

Solo y salvaje...

Esta ola es un breakpoint,es decir, se origina a partir de las rocas; es una ola de izquierdas. Incluso aquí la naturaleza muestra su riqueza, bandadas de pelícanos comparten sus aguas con los surfistas, cayendo cual lanzas, abriendo brechas en las ricas aguas. Un desatino para los peces.

Esperar la ola en la Punta te permite además  ver los alegres saltos de las raya-mantas, queriendo imitar a una joven ave intentando remontar el vuelo por primera vez.

La noche en Puerto Escondido es alegría,

Party Buena Onda!!

innumerables locales a descubrir de todo tipo y condición.

El Congo, local de salsa con música en directo; el Fly sitio de guiris donde el DJ le quedaban cursos por hacer… la primera vez que llegamos, la música, la gente… tuvimos que entrar al grito: ! menos cuerpear y todo el mundo a bailar!

A este sitio acabamos cogiéndole el gusto y allí haríamos el cierre a Puerto Escondido, con nuestros amigos neozelandeses y australianos, grandes criaturas. Uno de ellos apareció en el garito trepando por el muro…para qué contar más…

Siguiendo la costa hacia el norte, a unas 2 horas de camino, se sitúa Chacagua; un agradable poblado de pescadores enclavado entre el oceáno y una zona de manglar.

Puerto a Chacagua

Paseos por el manglar para visitar su fauna: cocodrilos, aves acuáticas, torutgas. Una cocina fresca y rica, buen pescado

Pescao fresco

el cual degustamos a 5 m de la orilla del mar, más a pie de playa no se podía estar. Aquí además se puede saborear el pulpo y la langosta a unos precios muy razonables. Suerte no tuvimos porque esa mañana las barcas no pudieron salir a faenar debido a la mala mar.

Nos encontramos a nuestros amigos australiana y neozelandeses...

Una comunidad de origen africano son los pobladores de este encantador lugar.

Niños del poblado

La trata de esclavos los hizo llegar a este paraíso y aquí se establecieron guardando su identidad hasta nuestros días.

Atardecer en Chacagua

 

Barca

 

Gracias Puerto Escondido por darnos la oportunidad de descubrir tu paraíso, tu encanto, por hacer de la paz y el bienestar los dueños de nuestros días.

Gran familia

Raúl


El secreto puede ser la simplicidad

Nuestro siguiente destino era Puerto Escondido, uno de los mejores  lugares, si no el mejor, de todo el pacifico mexicano, para la practica del surf. Tuvimos que demorar la llegada porque la furgoneta que nos debia llevar salio con casi dos horas de retraso. Hicimos escala en Pochutla, un pueblo que solo sirve para eso, para hacer escala antes de partir en busca del paraiso. En unas tres horas pasamos de estar a 2800 metros a encontrarnos al nivel del mar con un calor casi asfixiante. Eran las 11 de la noche cuando llegamos y no habia forma de seguir el viaje  a Puerto Escondido, por lo que buscamos sitio para pernoctar. Las vistas que descubrimos al abrir las persionas, no nos dejaron indiferentes.

Buenas vistas

Con la llegada del nuevo dia, recorrimos, en un autobus tan arcaico como comodo, los ultimos kilimetros que nos separaban del famoso pueblo surfista. Fue una hora y media de trayecto durante el cual, a la derecha teniamos montañas, y a la izquierda, palmeras con el siempre insinuante pacifico a lo lejos. Y entonces llego el paraiso.

Puerto Escondido es uno de esos sitios donde puedes llegar y no regresar. Es uno de esos sitio que te seduce, que te atrapa con tu consentimiento y que te enamora. Pensabamos que veniamos a un lugar muy turistico, plagado de australianos borrachos y con poco espacio en la playa. Cual fue nuestra grata sorpresa al encontrarnos justamente lo contrario; un pequeño puerto pesquero,4 kilometros de playa desierta con palmeras , arena blanca y unas olas de miedo. Los guiris apenas dan para llenar un par de bares de fiesta. Tambien es cierto que estamos en temporada baja, pero aunque estuviesemos en los meses fuertes, esto seguiria siendo tranquilo.

Playa de Puerto Escondido

Para mi esto es un sueño. Vivimos en unas cabañas llamadas “ Buena Onda” situadas en la Punta de Zicatela, la zona mas al sur. El nombre le viene como anillo al dedo. Lo unico que nos separa del oceano son los escasos metros arena que hay entre la orilla y la puerta de casa. Vivimos en la playa, entre palmeras y con el Pacifico como vecino. Un cubo de agua en la puerta, nos sirve para limpiarnos los pies al entrar a nuestro hogar. Y no estamos en cualquier playa, estamos en la Punta, donde una poderosa ola de izquierda funciona durante todo el dia.

Parece que vivimos en la pelicula “La playa”. Hay unas 12 cabañas. Tenemos una cocina comunitaria y un chamizo con mesas y hamacas que sirve de lugar de reunion.

Aqui los dias pasan rapido. Nos levantamos temprano ( dependiendo del numero de cervezas de la noche anterior) y nos damos nuestra primera sesion de surf del dia. Despues, un desayuno fuerte antes de volver al agua. Tras ese segundo baño, viene la sesion de hamaca, “siesta borreguera” ( la de antes de comer) , lectura y mas alimentacion. La tranquilidad y el sosiego son los protagonistas todo el dia.

La famosa ola de Zicatela

Raul "preocupao"

La entrada a casa

Sosiego

Lectura time

Los atardeceres son de un color imposible, sobre todo vistos sobre la tabla y disfrutando da las ultimas olas de la jornada.

Atardecer en la Punta

Atardecer

El ambiente es inmejorable en “Buena Onda“. Aqui coincides con gente de cualquier lugar del mundo, cada uno con algo interesante que aportar. A las 7 de la tarde ya es de noche y nos solemos reunir en el chamizo; una buena cena, unas birras, guitarra, el sonido de las olas….en fin…..el paraiso.

Con nuestros amigos Suizos

Y por la noche..."Jarana"

Aqui pasaremos bastantes dias………..

Carlos


El Momento

Dejamos atras la ciudad de Oaxaca y lo hacemos subidos a una furgoneta llena hasta la bandera. La carretera serpentea tanto que saciaria hasta al mayor aficionado al rally. Las montañas se convierten en las protagonistas del paisaje, y el verde, en el denominador comun.

Tras casi tres horas de ruta llegamos a nuestro destino: San Jose de Pacifico. Este hermoso pueblo, de tan solo 500 habitantes  esta situado a 2800 metros de altitud, y su nombre se debe a que en los dias claros es posible divisar el oceano. La tranquilidad se respira en el mismo instante en el que sales de la camioneta. El silencio, solo roto por algun que otro coche que sigue su camino hacia la costa, es el encargado de darnos la bienvenida. Bueno, el silencio y el frio logico de estar en plena montaña a casi 3000 metros sobre el nivel del mar.

Mirando hacia el pacifico

Debiamos encontrar algun lugar donde pasar la noche y comenzamos buscando un sitio que nos habian recomendado llamado CASA CATALINA. Antes de seguir contando esta historia tengo que hacer un parentesis para hablar un poco mas sobre este pueblo.

Son muchas las razones para visitar San Jose: sus paisajes, las rutas a pie, poder ver treboles de 4 hojas, dormir frente a la chimenea,disfrutar de un atardecer tumbado en la hamaca…etc.. Pero este pueblo es muy conocido por una tradicion indigena de curacion corporal y espiritual llamada el Temazcal. Este consiste en una especie de baño o sauna de vapor tradicional que se realiza en una diminuta cabaña de adobe, donde en su interior colocan unas piedras volcanicas incandescentes, sobre las cuales vertemos litros y litros de un té hecho a base de todo tipo de hierbas: eucalipto,romero,palo azul,arnica,ruda, manzanilla…. Durante una hora estas ahi dentro respirando ese vapor y sudando cual pollo del Fernando ( mejor asador de pollos de la costa del sol) intercalando varias duchas de agua gelida en el transcurso. Es una muy buena forma de eliminar todo tipo de toxinas. Realmente es como el baño de vapor del patronato , pero de una manera muy mistica y autentica ( y sin Antonio Montes cerca con su cara de vampiro). Hasta ahi la curacion corporal. Despues se puede hacer la curacion espiritual que se basa en la ingesta de unos champiñones u hongos alucinogenos que, segun el chaman, te abre puertas nunca abiertas y te ayuda a viajar mas hacia ti mismo. Realmente la gente se suele saltar la primera parte y se viene aqui a “jincharse ” a  setas.

Ahora puedo seguir con la historia de Casa Catalina. Cuando llegamos nos atiende un chico mexicano que creemos es el arrendador. Nos muestra la cabaña y nos parece muy bonita.Tiene vistas expectaculares, las paredes,todas de madera,estan pintadas con muchos colores alegres y dibujitos. Recuerda en cierto modo a un refugio de montaña. Nos explica tambien que por el momento, en esa habitacion, en la que hay dos camas enormes y dos colchones pequeños, dormiriamos nosotros mas dos chicos  coreanos, pero que en funcion de que llegase mas gente, iriamos compartiendo las camas grandes hasta,  y cito textualmente:-“ si son flaquitos como yo, en esa cama cabeis cinco“. Tras esa aclaracion vamos a la parte de abajo de la cabaña que es la zona del salon y de la cocina. Ahi vemos a otros 3 o 4 inquilinos mas de tal curiosa hospederia. Y digo vimos, porque no  llegamos a hablar mucho con ellos ya que tenian tal nivel de “empantallamiento”  que apenas  podian responder, con un retardo de varios segundos, a preguntas basicas como cual es tu nombre y de dónde eres. Estaban completamente ” colgaos”,  “idos”, en otro mundo. El chico mexicano, confeso arrendador en funciones durante las largas ausencias de la titular Catalina, admite llevar en San Jose  la friolera de 5 meses. En ningun momento suelta su humeante pipa. Tambien nos explica que dentro del precio ( 50 pesos la noche= 3 euros) tenemos barra libre de mezcal ( bebida tipica de mexico “parecida” al tequila). Despues de estudiar la oferta, ver el funcionamiento, compañeros y la evidente falta de limpieza de este lugar, decidimos finalmente ir a buscar otro sitio donde dormir un poco mas tranquilos.

Casa Catalina

En esa cama cabeis 5. ( Casa Catalina)

Hicimos muy bien porque acabamos en una cabaña preciosa, con chimenea, vistas expectaculares y ningun “zumbao” a parte de los cinco que en ese momento componiamos el grupo: Nikki, Pan , la novia de este, Raul y yo.

La tarde era fresca pero no lo suficiente para dejar de lado a la hamaca. El sol caia y se mezclaba entre las nubes blancas e inofensivas que siempre permanecian por debajo de nuestra mirada. Pareciamos estar flotando a unos metros sobre el cielo. Solo existia el momento,el presente,aquella delgada linea entre el pasado y el futuro, esa delgada linea la cual olvidamos muchas veces pensando en el pasado y preocupados por el futuro.

Nustro hogar

Ya os tocare algo romantico cuando aprenda.....

Atardecer en San Jose

La noche se apodero de las montañas. El frio y el viento pasaron a ser nuestros compañeros, lo que invito a encender la chimenea. Observamos el fuego mientras conversamos, con esa sensacion de estar refugiado de las rachas de viento que hacian gritar a los arboles. Nunca imagine que Mexico nos regalaria un dia como este.

Al dia siguiente  decidimos ir a hacer el Temazcal, pero solo la parte corporal. La verdad que fue expectacular. Salimos muy relajados de ahi, pero sin ninguna sensacion de cansancio; una experiencia mas que recomendable.

Cabañita de adobe para el Temazcal

Caretos "Post-Temazcal"

Denpues de eliminar todas las toxinas de nuestros cuerpos ya estabamos preparados para seguir la ruta hacia el pacifico.

                                                             Carlos


Saboreando Oaxaca

 

A nuestras espaldas dejamos el DF, enclavado entre montañas y con una capa de polucion visible conforme subimos hacia las montañas. Vamos hacia arriba al aire fresco, atravesamos campos inmensos salpicados de agaves, cactus…conforme pasan los kilometros cambia la vegetacion. Es asombroso en tan corto espacio de tiempo (unas 6 horas dura el viaje en la furgoneta) lo que llega a cambiar el paisaje, eso si siempre salvaje, siempre Mexico.

Oaxaca nos da la bienvenida con su colorido, sus volkswagen escarabajo que me recuerdan a la pelicula de Jerbie Torero. Ya solo quedamos 4 del 12 team…Carlos, Nikki, Dave y yo.

La primera impresion, el primer paseo por Oaxaca nos abre ante nosotros una ciudad alegre, energica, viva…. las casas estan pintadas de vivos colores alternandose unas con otras para diseñar un paisaje urbano armonioso de viviendas de talle bajo. Sorprende la cantidad de cultura, presente en el arte urbano del graffiti, muestras de fotografia, museos de cultura prehispanica…

Mercado

Mirada

Este primer paseo tenia un objetivo simple y llano….comer…y que mejor sitio que hacerlo en la capital gastronomica de Mexico. Preguntando llegamos al Mercado 20 de Noviembre, al grupo se nos unio una chica canadiense que mas tarde se dio cuenta que acabo en el sitio erroneo. De camino al mercado quite de mi lista una de tantas cosas pendientes a hacer en la vida…probar los saltamontes fritos…aqui llamados chapulines. Todos los probamos hubo a quien le gusto mas o menos…no estan mal pero sin pan empalagan un poco.

Chapulines pal cuerpo

En este mercado Carlos y yo descubrimos nuestro paraiso particular, unos 20 puestos  de diferentes carnes y embutidos en los que eliges la cantidad que quieres 500gr, 1 kilo… y te lo hacen a la brasa en el momento. Es curioso porque cada uno te vende una cosa: por una parte carne, por otra las tortillas ( el pan mexicano hecho a base de maiz), verduras, guacamole, bebidas. Un verdadero paraiso excepto para la chica canadiense que era vegetariana.

Felicidad

Tras saciar el apetito un poquito de paseo por el centro…innumerables tiendas de artesania y el zocalo (la plaza del pueblo en Mexico). En uno de estos puestos Carlos, haciendo gala de buen gitano se echo al trueque con la intencion de cambiar una camiseta del Real Madrid por un jersey de lana tipico de la region. La mujer no estaba por la labor…pero para su suerte el marido estaba por alli. A el se dirigio…y tras darle mil vueltas, ver la cara de ilusion de el y la de mosqueo de ella… lo consiguio.

Trueque

Hoy alguien duerme en el sofa…

La bebida tipica de la zona no es el tequila como yo creia, es el mezcal que se extrae del agave y del palenque. En uno de los puestos lo probamos aderezado con unos ricos gusanitos. Sabia como a madera.

No se puede hablar de Oaxaca sin mencionar su ceramica, peculiar por estar hecha con arcilla negra. Sencillez y buen gusto.

Al siguiente dia fuimos en busqueda de un arbol famoso en la zona “El arbol del Tule” (Tule es el nombre del pueblo y debe su nombre al junco que aqui lo llaman tule, ya que habia en abundancia antaño al ser esta una zona pantanosa). Es un arbol espectacular, un tipo de sabina que tras 2000 años de historia ha sido capaz de alcanzar una altura de 42 m y un perimetro de 58. Tal es su grandiosidad que incluso en sus ramas se adivinan diversas formas, como la cabeza de un venado o un delfin entrando al agua.

El Arbol del Tule

Oaxaca no solo es hermosa como ciudad, la region es espectacular, pudimos comprobarlo al visitar Mitla y Hierve el Agua, y seguro que nos dejamos muchas maravillas por descubrir.

Mitla, el viaje hasta alla muy gracioso empezamos en Oaxaca 10 personas, Carlos, gran parte del team 12 (Dave, Nikki, Ben y señora), la canadiense, una pareja de neozelandeses, un australiano y yo. Llegamos a la parada del autobus y tras subir nos dimos cuenta que cubririamos el trayecto de pie…que se le va a hacer, estamos de vacaciones, sonreir y  pasarlo bien. El autobus nos dejo en algun punto de camino a Mitla…cruzamos la carretera que se perdia en el espectacular e inmenso paisaje que se abria ante nuestros ojos. Llegamos a una gasolinera y que mejor que cubrir los ultimos kilometros de camino en la parte trasera de una ranchera junto a unas pieles de caballo en proceso de secado para curtirlas. Creiamos que el conductor hablaba la lengua de la region, zapoteca, pero al bajar nos dimos cuenta que lo que iba era como una cuba.

En Mitla el grupo se separo habia gente que se iba esa noche y querian ir a Hierve el Agua  cuanto antes. Carlos y yo ibamos mas tranquilos callejeando, hablando con los locales. Estuvimos conversando un buen rato con una señora que tenia un pequeño taller de costura. Estaba alli con sus 5 niñas ayudandole o jugando a su alrededor. Una autentica estampa familiar llena de alegria y de vida.

Alondra

Nos hablo de un santuario que se erigia sobre una colina al final de la calle, El calvario. Originario de cuando llegaron los españoles. Anduvimos a visitarlo y disfrutar de aquel hermoso cielo salpicado de nubes de algodon.

El Calvario

Al bajar la calle nos volvimos a parar con la familia, nos despedimos y fuimos en busca de unas ruinas de origen prehispanico. Lo que mas me gusto fue una especie de sala rectangular descubierta que recordaba a los antiguos ludus de los gladiadores.

Sangre y arena

Siguiente paso, buscar transporte hacia Hierve el Agua…y algo de comer. De camino compramos pan de muerto. Aqui en Mexico hay una gran tradicion festiva con el dia de todos los santos, la fiesta dura 4 dias. Ponen pequeños altares en las casas, tiendas, hoteles…ofrecen ofrendas y flores a sus difuntos; incluso el dia uno va toda la familia y amigos al cementerio y honran a su muerto, comen y beben, comparten la festividad con sus desaparecidos. Hermoso y singular. Todo esto venia a raiz del pan de muerto tipico de esta fiesta y bien parecido a nuestra mona de pascua.

El dia de los muertos

Encontramos en la carretera principal de Mitla una camioneta que se dirigia a Hierve el Agua, tardariamos 10 min en llegar…a la media hora preguntamos cuanto queda…10 min… os podeis imaginar el cachondeo que tuvimos el resto del dia.

Subiendo a Hierve el Agua

Pero esos “10 min” de viaje merecieron la pena. Hierve el Agua uno de esos lugares de poder que existen a lo largo y ancho del mundo. Una serie de manantiales de agua sulfurosa, aprovechado antaño por los indigenas ya que se veian canales hechos a mano. Su nombre no se debe a que el agua salga caliente, si no a que el sulfuro que contiene provoca la salida de pequeñas burbujas en los puntos donde nuestro preciado liquido aflora a la superficie. La estampa increible, en lo alto de la montaña varias piscinas naturales que rozaban diversos peñascos y una caida considerable, de fondo montañas salvajes y salpicando nuestra ladera innumerables cactus  cual bosque surgido en las mas arduas condiciones.

Hierve el Agua

Alberca natural

Un lugar perfecto para disfrutar de la soledad y de la comunion de espiritu con la naturaleza.

Oaxaca es autenticidad, colorido, alegria, es gastronomia, delicias. Es un destino recomendable a cualquier amante de la vida, un regalo para los sentidos. Una seña de identidad mexicana esperando la visita de cualquier alma curiosa…

Raul