Saboreando Oaxaca

 

A nuestras espaldas dejamos el DF, enclavado entre montañas y con una capa de polucion visible conforme subimos hacia las montañas. Vamos hacia arriba al aire fresco, atravesamos campos inmensos salpicados de agaves, cactus…conforme pasan los kilometros cambia la vegetacion. Es asombroso en tan corto espacio de tiempo (unas 6 horas dura el viaje en la furgoneta) lo que llega a cambiar el paisaje, eso si siempre salvaje, siempre Mexico.

Oaxaca nos da la bienvenida con su colorido, sus volkswagen escarabajo que me recuerdan a la pelicula de Jerbie Torero. Ya solo quedamos 4 del 12 team…Carlos, Nikki, Dave y yo.

La primera impresion, el primer paseo por Oaxaca nos abre ante nosotros una ciudad alegre, energica, viva…. las casas estan pintadas de vivos colores alternandose unas con otras para diseñar un paisaje urbano armonioso de viviendas de talle bajo. Sorprende la cantidad de cultura, presente en el arte urbano del graffiti, muestras de fotografia, museos de cultura prehispanica…

Mercado

Mirada

Este primer paseo tenia un objetivo simple y llano….comer…y que mejor sitio que hacerlo en la capital gastronomica de Mexico. Preguntando llegamos al Mercado 20 de Noviembre, al grupo se nos unio una chica canadiense que mas tarde se dio cuenta que acabo en el sitio erroneo. De camino al mercado quite de mi lista una de tantas cosas pendientes a hacer en la vida…probar los saltamontes fritos…aqui llamados chapulines. Todos los probamos hubo a quien le gusto mas o menos…no estan mal pero sin pan empalagan un poco.

Chapulines pal cuerpo

En este mercado Carlos y yo descubrimos nuestro paraiso particular, unos 20 puestos  de diferentes carnes y embutidos en los que eliges la cantidad que quieres 500gr, 1 kilo… y te lo hacen a la brasa en el momento. Es curioso porque cada uno te vende una cosa: por una parte carne, por otra las tortillas ( el pan mexicano hecho a base de maiz), verduras, guacamole, bebidas. Un verdadero paraiso excepto para la chica canadiense que era vegetariana.

Felicidad

Tras saciar el apetito un poquito de paseo por el centro…innumerables tiendas de artesania y el zocalo (la plaza del pueblo en Mexico). En uno de estos puestos Carlos, haciendo gala de buen gitano se echo al trueque con la intencion de cambiar una camiseta del Real Madrid por un jersey de lana tipico de la region. La mujer no estaba por la labor…pero para su suerte el marido estaba por alli. A el se dirigio…y tras darle mil vueltas, ver la cara de ilusion de el y la de mosqueo de ella… lo consiguio.

Trueque

Hoy alguien duerme en el sofa…

La bebida tipica de la zona no es el tequila como yo creia, es el mezcal que se extrae del agave y del palenque. En uno de los puestos lo probamos aderezado con unos ricos gusanitos. Sabia como a madera.

No se puede hablar de Oaxaca sin mencionar su ceramica, peculiar por estar hecha con arcilla negra. Sencillez y buen gusto.

Al siguiente dia fuimos en busqueda de un arbol famoso en la zona “El arbol del Tule” (Tule es el nombre del pueblo y debe su nombre al junco que aqui lo llaman tule, ya que habia en abundancia antaño al ser esta una zona pantanosa). Es un arbol espectacular, un tipo de sabina que tras 2000 años de historia ha sido capaz de alcanzar una altura de 42 m y un perimetro de 58. Tal es su grandiosidad que incluso en sus ramas se adivinan diversas formas, como la cabeza de un venado o un delfin entrando al agua.

El Arbol del Tule

Oaxaca no solo es hermosa como ciudad, la region es espectacular, pudimos comprobarlo al visitar Mitla y Hierve el Agua, y seguro que nos dejamos muchas maravillas por descubrir.

Mitla, el viaje hasta alla muy gracioso empezamos en Oaxaca 10 personas, Carlos, gran parte del team 12 (Dave, Nikki, Ben y señora), la canadiense, una pareja de neozelandeses, un australiano y yo. Llegamos a la parada del autobus y tras subir nos dimos cuenta que cubririamos el trayecto de pie…que se le va a hacer, estamos de vacaciones, sonreir y  pasarlo bien. El autobus nos dejo en algun punto de camino a Mitla…cruzamos la carretera que se perdia en el espectacular e inmenso paisaje que se abria ante nuestros ojos. Llegamos a una gasolinera y que mejor que cubrir los ultimos kilometros de camino en la parte trasera de una ranchera junto a unas pieles de caballo en proceso de secado para curtirlas. Creiamos que el conductor hablaba la lengua de la region, zapoteca, pero al bajar nos dimos cuenta que lo que iba era como una cuba.

En Mitla el grupo se separo habia gente que se iba esa noche y querian ir a Hierve el Agua  cuanto antes. Carlos y yo ibamos mas tranquilos callejeando, hablando con los locales. Estuvimos conversando un buen rato con una señora que tenia un pequeño taller de costura. Estaba alli con sus 5 niñas ayudandole o jugando a su alrededor. Una autentica estampa familiar llena de alegria y de vida.

Alondra

Nos hablo de un santuario que se erigia sobre una colina al final de la calle, El calvario. Originario de cuando llegaron los españoles. Anduvimos a visitarlo y disfrutar de aquel hermoso cielo salpicado de nubes de algodon.

El Calvario

Al bajar la calle nos volvimos a parar con la familia, nos despedimos y fuimos en busca de unas ruinas de origen prehispanico. Lo que mas me gusto fue una especie de sala rectangular descubierta que recordaba a los antiguos ludus de los gladiadores.

Sangre y arena

Siguiente paso, buscar transporte hacia Hierve el Agua…y algo de comer. De camino compramos pan de muerto. Aqui en Mexico hay una gran tradicion festiva con el dia de todos los santos, la fiesta dura 4 dias. Ponen pequeños altares en las casas, tiendas, hoteles…ofrecen ofrendas y flores a sus difuntos; incluso el dia uno va toda la familia y amigos al cementerio y honran a su muerto, comen y beben, comparten la festividad con sus desaparecidos. Hermoso y singular. Todo esto venia a raiz del pan de muerto tipico de esta fiesta y bien parecido a nuestra mona de pascua.

El dia de los muertos

Encontramos en la carretera principal de Mitla una camioneta que se dirigia a Hierve el Agua, tardariamos 10 min en llegar…a la media hora preguntamos cuanto queda…10 min… os podeis imaginar el cachondeo que tuvimos el resto del dia.

Subiendo a Hierve el Agua

Pero esos “10 min” de viaje merecieron la pena. Hierve el Agua uno de esos lugares de poder que existen a lo largo y ancho del mundo. Una serie de manantiales de agua sulfurosa, aprovechado antaño por los indigenas ya que se veian canales hechos a mano. Su nombre no se debe a que el agua salga caliente, si no a que el sulfuro que contiene provoca la salida de pequeñas burbujas en los puntos donde nuestro preciado liquido aflora a la superficie. La estampa increible, en lo alto de la montaña varias piscinas naturales que rozaban diversos peñascos y una caida considerable, de fondo montañas salvajes y salpicando nuestra ladera innumerables cactus  cual bosque surgido en las mas arduas condiciones.

Hierve el Agua

Alberca natural

Un lugar perfecto para disfrutar de la soledad y de la comunion de espiritu con la naturaleza.

Oaxaca es autenticidad, colorido, alegria, es gastronomia, delicias. Es un destino recomendable a cualquier amante de la vida, un regalo para los sentidos. Una seña de identidad mexicana esperando la visita de cualquier alma curiosa…

Raul

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: