Archivo mensual: diciembre 2011

Lacanja. Ruinas en la jungla

El dia se levanto nublado, con viento y amenazando lluvia. Las inclemencias climatologicas no iban a cambiar nuestros planes de continuar la aproximacion a la frontera con Guatemala.

Desde Palenque hacia nuestro destino ya no circulan autobuses grandes, asi que tomamos la clasica camioneta o multivan. En un principio eramos mas o menos 15. Maite, Raul y yo estabamos en la ultima fila de asientos. Junto y encima nuestra, todas nuestras maletas. No tenieamos espacio ni para mover los pies.

El cielo no tardo en descargar su furia en forma de lluvia. A medida que avanzabamos seguia subiendo gente a la furgoneta hasta alcanzar la cifra de 24 personas. Aunque la carretera va bordeando la sierra Lacandona, discurre por un valle, por lo que no hay muchas curvas. El problema aparece cuando atravesamos los charcos, que unido al exceso de velocidad y a la ausencia de dibujo en los neumaticos provoca algun que otro “aquaplanig“. Acto seguido el chofer se lleva una bronca general de todos los ahi presentes y reduce la velocidad.

Por suerte la lluvia remite, y podemos ir mas tranquilos y disfrutando de un hermoso paisaje. Dos horas y media de un viaje cargado de risas, sustos, gente y mas gente, nos deja ya de noche,  en un crucero (cruce} en medio de la nada, donde tuvimos que, ademas de pagar,  convencer a un señor muy borde para que nos llevase al poblado de Lacanja, situado a 4 kilometros del punto en que nos encontrabamos.

Nos dejo en otra interseccion en medio de la oscuridad donde lo unico que acertabamos a ver era un cartel de “el Tucan Verde”, campamento al que queriamos llegar, que indicaba su presencia a 500 metros. Nunca medio kilometro se nos habia hecho tan largo. Iluminando el camino con nuestras linternas, se podia ver el brillo de las numerosas arañas. Chispeaba, la ruta sin asfaltar era de gravilla y piedra, e ibamos cargados como burros. La luz blanca apenas nos ensenyaba donde poner nuestros siguientes pasos. No se veia ninguna casa, ninguna luz que delatara la presencia de poblacion alguna en ese recondito lugar.

La indicacion de 500 metros resulto ser algo enganyosa, por lo menos a nosotros se nos hizo eterna. Finalmente llegamos al “Tucan Verde”, campamento aparentemente abandonado en el que solo una bombilla iluminaba una cabaña que parecia servir de cocina o pequeño refugio. No habia nadie y desde luego ese no era un lugar donde poder dormir si alguien nos hubiera recibido.

Continuamos la marcha buscando mas luces y conseguimos llegar al campamento “los Jaguares”. Una señora indigena, junto con su familia, regenta este lugar y nos ofrece unas cabanyas donde dormir. Parece por la forma en que nos miran, que hace mucho tiempo que no tienen huespedes. Obviamente estabamos solos. Todos tenian un comportameinto algo extranyo. Nos costaba comunicarnos con ellos porque no hablaban bien español.

Los lacandones tienen unas facciones muy caracteristicas<piel morena, cara ancha, pomulos prominentes, ojos grandes y rasgados. Por lo general visten una tunica blanca y llama mucho la atencion verlos.

Pasamos nuestra primera noche ahi, en una cama que no solo no se hundia, sino que formaba un pequeño arco hacia arriba y que te hacia dormir casi en la posicion de “pinopuente”.

Con la llegada del dia el sol nos ensenya el paraiso en el que nos encontramos. Unos papagayos custodian la entrada a nuestra casa. Montañas llenas de una densa vegetacion, de un verde intenso donde conviven miles de especies  de animales y plantas diferentes.

Lacanja es un pueblo que vive disperso. No son mas de 220 habitantes repartidos en un terreno muy extenso de la selva Lancadona.

Lo primero que hacemos al despertarnos es buscar otro sitio mas acogedor donde pasar nuestros dias aqui. Encontramos un lugar perfecto: una cabaña a orillas de un rio, con una pequeña terraza y en un campamento llamado Yaj’che  (arbol verde}.

Campamento

Niña Lacandona

Los dias en Lacanja nos dieron el punto de aventura y de union a la naturaleza que ibamos necesitando. El dia comenzaba con una sesion de yoga impartida por nuestra gran maestra Maitexu, que nos dejaba el cuerpo y la mente preparada para un buen desayuno y una jornada de “trekking” por la selva. Maite tambien tuvo que hacer de peluquera alguna tarde porque las pelucas de sus companyeros de viaje empezaban a estar desfasadas.

"Yoga Time"

Las noches eran sin duda uno de los momentos mas relajantes en nuestra estancia aqui. La hoguera al aire libre nos servia, al principio, para prepararnos las mejores cenas que recordabamos, que aunque solian ser muy sencillas basadas en huevos revueltos con tomate, cebolla, frijoles, y algunos filetes, la lumbre le daba un sabor exquisito. Despues, ese fuego nos daba el calor necesario para pasar horas y horas charlando a su vera, observando en nuestras caras el reflejo de su luz parpadeante. Eran momentos magicos.

Mujeres Lacandonas

Uno de los dias estuvimos de ruta por la selva en busca de una cascada. Era un camino bien conservado y con alguna indicacion que te mostraba el sentido a seguir. Nunca habia caminado por la jungla y resulta curioso lo facil que puede ser perderse. Absolutamente todo es igual, ydespistarse un poco puede llevarte a la desorientacion.

Caminando en la selva

Colores

Al llegar a la cascada nos encontramos a don Miguel, un lacandon nativo de unos 50 años, que hace a su vez las labores de guarda forestal  por llamarlo de algun modo, y la de cobrarte por pasar y usar un camino que ellos conservan. El lugar es impresionante y la ausencia total de gente lo hace aun mas especial. A partir de este punto, teoricamente no se puede seguir sin guia. En un principio no comprendiamos el porque, pero la presencia de unas pequeñas ruinas mayas en la zona y el evitar la expoliacion de las mismas, era la razon principal.

Maite disfrutando de la cascada

Malamente

Don Miguel

No tardamos en convencer a don Miguel a cambio de un modico precio, para que se ausentase de su puesto de trabajo y nos sirviera de guia. Aunque las ruinas son pequeñas y estan aun por desenterrar,  la ruta por la selva al ritmo de este indigena y sus formas de expresarse con muchos gestos, hicieron de esta una excursion muy divertida.

"Grande " Don Miguel

Eschusha!!!!! Ustede d¨onde zoi??? De mangah verde -portada arta o la parmilla???

Pequeñas Ruinas en medio de la selva

Otro de los dias estuvimos en Bonampak, unas ruinas mayas muy famosas por lo bien conservadas de sus pinturas, aunque lo que mas nos gusto fueron las vistas y que estabamos solos.

En algun lugar de la jungla

                                                         Carlos


A las puertas de la Lacandona

Ver la mochila en tu cuarto como unica pertenencia te invita a moverte, a seguir buscandotu camino… nuevos lugares, nueva gente.. .eso es lo que nos empuja a continuar, a ponernos en marcha de nuevo. Vamos a entrar en la Selva Lacandona la reserva biologica mas importante de Centroamerica… y Palenque es nuestra puerta de entrada.

Realmente el pueblo es el punto de partida de diversas excursiones de un dia, este esta plagado de operadores turisticos ofreciendo sus diversidades culturales y naturales.

Nos hablaron de las cabanyas de Panchan y alli nos dirigimos, en concreto a unas llamadas Jungle Palace.

Alli encontramos a Pamela una de nuestras boludas y volvimos a formar el grupo de la alegria…

Sonrisas en la jungla

Nuestras boludas y nosotros 3.  El nombre de nuestras cabanyas  no era de casualidad ya que se situaban al borde de la selva y para mas inri nuestra cabanya estaba situada en el limite con esta.

En algo se deberia notar nuestra situacion y asi lo comprobamos cuando paseando por nuestra jungla-jardin descubrimos  innumerables tarantulas -con brillos azules al ser iluminadas por nuestros frontales- , a su madre y a su padre -en el marco de la puerta

Papa aranya

y en la bananera de enfrente- , ranas arboricolas, bichos voladores no identificados, mosquitos de gran calibre, hormigas rojas devoradoras de hojas…

Hormigas

y todo eso sin luz en el camino para llegar a la cabanya, y esta con unas mosquiteras y acabados faltos de carinyo. Nuestra mision despertarnos al dia siguiente…

Pero bueno, la ventaja aparte de estar enclavado en plena  naturaleza era tener a nuestras boludas a tiro de piedra. Con su chalet custodiado por una tortuga vigilante en su jardin. Puro lujo senyores… luz fuera, terraza, paredes de hormigon, incluso su mesa de jardin.

Alli volvimos a escuchar la bonito voz de Vanina – mejor Vani que se enfada- y descubrimos a otra artista mas timida…Cami, una voz simplemente angelical. La verdad es que con estas ninyas el tiempo pasa sin darse cuenta. Buenos tiempos en la jungla.

Dormir en la jungla supone escuchar la noche mas viva posiblemente que en cualquier punto del mundo. Infinidad de ruidos, aullidos, chasquidos, gritos, cantinelas, reclamos… relajante para conciliar el suenyo.  Relajante normalemnte, despertarse a mitad de la noche creyendo que tienes el jaguar a 2 m de la ventana, la verdad que es de todo menos tranquilizador. Para comprobar el origen del ruido Carlos y yo salimos con los frontales y, mientras haciamos caso a nuestras necesidades fisiologicas, nos dimos cuenta de que eran monos aulladores. Un tipo de mono que te lia unas que no veas. Alguna que otra piedra tiramos a oscuras intentando volcarlos que no veas el vozarron.

El principal atractivo de Palenque son sus ruinas de origen maya, la parte de descubierta y limpia hasta ahora no es demasiado grande.

Ruinas Mayas Palenque

Todavia la jungla esconde hectareas  de ruinas sin descubrir. Nuestras boludas nos hicieron de guia,

Con nuestras boludas

explicandonos sobre la posibilidad de un reinado de una mujer, las guerras del heredero con diferentes pueblos mayas, el significado de cada construccion… palacio real , tumba, templo del maiz…

Tumba

A destacar en estas construcciones son unas ventanas con forma de T. Creo recordar una relacion con el dios del viento. Asi como la veneracion al igual que en otros lugares mayas de su arbol sagrado, el arbol de la vida… la ceiba.

Existen unos relieves muy bien conservados que hablan sobre la captura de prisioneros de pueblos enemigos, estos salen representados en piedra. Sus facciones mayas quedan impresas en nuestra mente y mas tarde comprobaremos que sus descendientes siguen morando esta zona. Sus mandibulas, nariz, pelo… los delatan.

Mas tarde anduvimos a una zona de ruinas menos transitada, mas inmersa en la selva, mas encantadora…

Ruinas en la selva

Hoja en el tiempo

Un halo de luz

Verano eterno...

Andaba con Fabi y Belen descubriendo una casa maya cuando, para no olvidarnos de donde estabamos aparecio en escena una bella serpiente fina, sobre un metro y que sus colores mas recordaban a una especie constrictora. Mejor no tentar a la suerte y dejarla entrar en el hueco al que se dirige. Aqui no estamos en Espanya. Existen serpientes que en pocos minutos te mandan para el otro lado… la coral considerada una de las mas venenosas del mundo – se caracteriza por sus ricos colores rojo y negro a franjas incluida la region ventral- , la naguayaca -su mordedura requiere la amputacion rapida de la zona, ya que la gangrena se extiende rapidamente-

La segunda noche en el campamento nos aprovisionamos bien y en la terraza de las ninyas parecia que estabamos de cumpleanyos…fiambre, papas, queso, aceitunas, pato, refrescos y su buen vino tinto. Buena comida, buena gente…guitarra y cante con sabor a Argentina, a Brasil…al sur. Risas y alegria… Buenas noches.

Misol-Ha se encuentra a unos kilometros de Palenque, esta cascada rompe majestuosa las aguas del lago que nace a sus pies. Tras 20 m de caida forma una nube neblinosa de gotas, corrientes, pequenyas olas… banyarse aqui te deja apreciar la fuerza de nuestro liquido de la vida, acercarte a la cascada crea en tu piel, en tu mirada, en tus pulmones…sensaciones de pequenyez, de fuerza, de vida… pura vida.

Misol-Ha

Agua Azul, una serie de cataratas de diferentes tamanyos, con cierta anchura en algunos puntos. Bravura y belleza derramadas a raudales. El agua discurre con un color azul vivo, gracias a la arcilla de la que se compone el lecho del rio. Perfecto lugar para atardecer.

Lago Azul

Las puertas a la Lacandona al sur de Chiapas, Palenque…esta selva discurrira por Guatemala, incluso Honduras y Salvador. Selva subtropical, gran riqueza biologica… 45% de las especies de mariposas se encuentran aqui, el raro quetzal por la zona de Guatemala, jaguares, coaties, monos aranya, monos aulladores, armadillos, venados, tucanes, guacamayos, naguayacas, cocodrilos, boas constrictor… un sinfin de diferentes especies animales y vegetales. El eden de la biodiversidad.

Vida y muerte van de la mano a cada minuto que pasa en la selva. El ciclo de la vida esta aqui mas presente que en cualquier otra parte del mundo…

La lucha continua…

Raul


San Cristobal de las Casas

Nos alejamos de Barra de la Cruz, escala en Huatulco y cogemos el autobus rumbo a San Cristobal 13 horas de viaje nos esperan. El viaje se hace ameno entre sueño y sueño pelicula, parada a mitad de camino muy divertida. Situacion surrealista, su musicon en la tele y variopintos personajes en el area de servicio…el chico de la chaqueta metalica, Maradona de pequeño… y alguna que otra criatura mas…

Tras pernoctar el comodo bus, el amanecer nos descubres los paisajes chiapanecos… monte, arboledas, cañones. Tuxla, la capital del estado de Chiapas. Bulliciosa y viva. Y al fin llegamos a San Cristobal colorido, fresco y puro.

San Cristobal es la antigua capital de Chiapas, al igual que Oaxaca, es una ciudad colonial. Construcciones de una planta salpican las calles empedradas repartiendose los colores por fachadas, ofreciendo al visitante su cielo azul, sus nubes almidonadas, la intensidad de su luz. La oferta es enorme restaurantes de todo tipo, tiendas de artesania, hoteles, albergues…

Fundida con el cielo

San Cristobal rezuma arte, cultura, pasion. Entre sus calles pasea el visitante sin poder dejar de admirar el equilibrio de su conjunto, la paz al apreciar la belleza del todo.

Luces

La zona de Chiapas es una de las mas humildes de todo Mexico. Pero esto tambien provoca que sus habitantes sigan con sus tradiciones, costumbres y trabajos de sus ancestros… el trabajo de la lana con sus llamativas telas, manteles, jerseys, gorros, muñecos… El ambar piedra semipreciosa, resina fosilizada se encuentra en abundancia por estas tierras surtiendo de materia prima para bisuteria.. collares, pendientes, amuletos…

Nos alojamos en Planet Hostel a 5 min del centro andando. Si por algo recordaremos este sitio es por su acogedora habitacion, era entrar y notar la humedad hasta en los huesos. Alli conocimos a nuestras boludas… 4 argentinas ( Vani, Fabi, Pamela y Belen) y una franco-italo-brasileña (Cami) con mucho arte y alegria. Estar con ellas es un no parar, no sabes por donde te van a salir. La noche que las conocimos nos hicieron descubrir el mate, una bebida argentina. Tipo de infusion de sabor ligeramente amargo. Vanina nos deleito con unos tangos argentinos, dejandonos con la bocas abierta, que voz señores. Todas tienen su toque especial, estas niñas son un amor, el peligro es que el silencio junto a ellas se evade.

 

Nuestras niñas argentinas

El Cañon del sumidero es el simbolo de Chiapas, aparece en su escudo y motivos sobran. Es un parque nacional, el rio Usumacinta viene serpenteando entre desfiladeros, recibiendo gozoso riachuelos y cataratas a derechas y a izquierdas. Naturaleza pura… rapaces, aves acuaticas… mas toda la fauna que se esconde a nuestros ojos. A los que les es mas complicado hacerlo es a los cocodrilos que disfrutan del sol y una simple barcaza atestada de turistas no les quita el sueño. Es hermoso ver como las mariposas juegan por sus cabezas y boca, dandoles pinceladas de color a su piel.

Fuerza y fragilidad

Lo mejor la catarata donde acabamos el recorrido, ya que al verla a contraluz, provoco un juego de luces, microgotas batiendose alegres contra los rayos de sol del mediodia. Llenando el ambiente de humedad y luz… de vida.

La noche te ofrece innumerables locales con musica en vivo, una gozada en un pueblo no demasiado grande. Donde al pasear por sus calles descubres en cada local una buena guitarra y una serena voz que la acompaña.

Aqui fue donde nos reencontramos con nuestra amiga, viajera incansable, una autentica pata negra, nuestra hermana Maitechu!!! Todo amor y alegria, asi da gusto viajar. La salvaje llego despues de 3 dias de camino desde Malaga, Dusseldorf, Cancun, Bus, huelga de profesores…San Cristobal. De nuevo los tres juntos, otra vez en el camino 3 almas libres descubriendo lo largo y ancho del mundo.

San Cristobal es rica en mercados. El de artesania inunda tus sentidos  con las mas diversas piezas… bisuteria  de ambar, plata, cuero trabajado, mascaras de madera, telas de lana…

Colores

Este se extiende sobre dos esplanadas en perfecta conjuncion con las amables iglesias que los vigilan. El mercado de la comida,

Sabores

nuestro lugar de recreo…

Mercado de la comida

rica sopa de pollo, tacos… por cierto no puedo hablar de comida sin mencionar nuestro puesto estrella, consome de res  y tacos de pastor un combo capaz de quitarle el hambre y el frio al mas pintao…

Desayuno para campeones

Interesante es el museo de la medicina maya donde pudimos observar el trabajo de curanderos, hueseros, parteras… asi como las diferentes plantas y animales utilizados en su medicina. Y no solo eso, tambien hablaba del lucrativo negocio de las multinacionales farmaceuticas, que expolian de recursos a la Selva Lacandona sin tener en cuenta a sus habitantes, herederos legitimos y protectores de este tesoro natural que nos llena de vida, con una biodiversidad envidiable.

La Madre Tierra necesita de mimos, somos sus hijos y por ello le debemos respeto.

 

Raul


Barra de la Cruz

El “mono” por apurar los ultimos dias de surf en Mexico, antes de adentrarnos hacia el interior, nos lleva un poco mas al sur, a Barra de la Cruz.

Este pequeño pueblo perdido en el mapa, apenas ofrece sitios donde hospedarte o donde comer. Es solo conocido por surfistas y por tanto, con mayor afluencia en los periodos de buenas olas ( entre abril y octubre);ahora somos 5 contados.

Nos hospedamos en las Cabañas de Pepe.Muy sencillas, no todo lo higienicas que deseariamos, pero con enchufes, lo cual provoca una pequeña celebracion:  por fin podemos cargar camaras, I-pods y maquinillas de afeitar.

El catre

La playa esta a 1’5 km del pueblo, los cuales recorremos en unas bicicletas que harian sufrir al mismisimo  Miguel Indurain.Plato mediano y piñon pequeño es la posicion fija de una cadena que hace mucho que dejo de estar lubricada en aceite para estar seca y llenita de tierra. El sillin, seguramente diseñado por algun tipo de torturador, te hace pedalear siempre de pie, a menos de que no quieras sentarte en varios dias. Todo eso junto, con un sol de justicia, hacen que llegar a la playa  se asemeje a una etapa de los alpes franceses. La recompensa lo merece. Ante nosotros una bahia con forma de media luna, preciosa, inmensa y desierta.  Las unicas dos personas que nos encontramos fueron nuestros amigos los suizos que conocimos en Puerto Escondido: el mundo es muy pequeño.

Con los suizos

La ola de derecha es el atractivo de Barra de la Cruz, la cual no hemos podido disfrutar todo lo que queriamos, al estar muy pequeña. Aun asi, alguna que otra olita hemos “pillao” mientras contemplabamos la salvaje costa desde el oceano.

Otro de los alicientes de esta playa es que hasta aqui llegan miles  de  tortugas a desovar. Atractivo del que tampoco hemos disfrutado porque la “Marina” controla el acceso a esta playa, el cual queda prohibido por la noche, que es cuando las tortugas aparecen en escena.Nos pedian una serie de permisos, papeles y tramites burocraticos que no cumpliamos. Lo hemos intentado de una forma y otra,pero no ha sido posible.

La falta de olas y el no poder ver a las tortugas adelantan nuestra salida de “Barra”. Me llevo como recuerdo el amor otorgado por algun tipo de insecto que vio en mi un buffet libre: solo contando la pierna derecha, y de rodilla hacia abajo hemos contado 56 picaduras. A eso habria que sumarle pierna izquierda, y la zona del lomo que tambien le gusto.

Carlos