Lago Atitlan

Nos vamos de Antigua Guatemala y lo hacemos subidos a un “Chicken”, clasico autobus escolar estadounidense, que aqui se usa como transporte publico. Los amortiguadores parecen no haber tenido un mantenimiendo desde el dia de su compra y al pasar por algun “baden”, la parte de atras del bus pega tal salto que podria provocar alguna que otra fractura lumbar si el cuerpo no se prepara para el impacto.

Son las 7 de la maniana y el dia ha amanecido precioso. La ausencia de nubes nos permite ver la cima de los volcanes , escondidos tras ellas estos dias atras. En pocos minutos de trayecto y tras varias paradas, el “chicken “ se llena de gente.Es impresionante la cantidad de personas que llegan a entrar. Son casi tres horas llenas de imagines las que nos llevan hasta Panajachel, a orillas del lago Atitlan.

Chicken llenitoEl bus en imagenes

Este es uno de los pocos puntos a los que hemos llegado sin tener ninguna recomendacion sobre donde alojarnos, asi que la primera tarea es buscar algo que nos convenza para pasar la noche. Nos separamos para “chekear” distintos alojamientos.

Minutos mas tarde mientras me encontraba viendo una posible habitacion donde dormer, Raul y Maite llegan con los informes sobre lo que ellos habian visto. Maite apenas tiene oportunidad de hablar porque Raul nos describe una especie de hotel “RITZ” guatemalteca:muy espacioso, con ventanas,mucha luz, patio interior, agua caliente y fria dia y noche, limpio, acogedor, y por solo 35 Q cada uno ( 3´5 euros). Tras escuchar la descripcion de nuestro companiero no dudamos ni un Segundo y fuimos directos a nuestro “palacio”. Aun hoy no sabemos que le paso a Raul par aver gigantes donde ni siquiera habia molinos. A lo que se refirio como patio interior, no era mas que un callejon oscuro que servia de pasillo desde la entrada hasta las habitaciones.Espacioso imagino que seria para la infinidad de pulgas e insectos que ahi tenian su ecosistema, la ventilacion existia si dejabas la puerta abierta de par en par, y del agua caliente major ni hablar. Lo unico real era el precio. A todo esto, habia que sumar que en la puerta de esta hospederia habia un cartel que decia: “ Se alquilan habitaciones por noches y por horas”. Pues si, solo faltaban unas luces “coloradas” para que eso recibiese el nombre de “puticlub” en mi pueblo.

La puerta del Burdel

Como estabamos cansados y no teniamos ganas de seguir buscando, y total, seria solo una noche, decidimos quedarnos ahi, no sin escuchar alguna protesta de la Seniorita Pata Negra ( Maite) que se nos puso un poco pijita.- “ Con que quieres la langosta para comer??…..fue una de las muchas frases que tuvo que soportar Maite el resto del dia. ja ja ja

Aunque Pana ( Panajachel) no fue un pueblo que nos gusto, su situacion a orillas del lago con una panoramica de todos los volcanes lo hacian especial. Tuvimos nuestro momento embarcadero y disfrutamos viendo como el sol se escondia detras de esos volcanes.

Vistas desde Pana

Atardeser en Pana

Despues de pasar la noche en nuestro burdel particular ( Maite sonio que los mosquitos devoraban a Raul, este durmio regular, yo, en cambio, lo hice cual bebe), y de darnos un desayuno de campeones en el Mercado,basado en caldo de pollo con arroz y verduras, que se empieza a convertir en nuestro alimento estrella, tomamos una barca que nos llevo al otro lado del lago, concretamente a San Pedro.

Alimento base

Previa recomendacion nos dirigimos a un hostel llamado Zoo-la. Todo un exito: zona chill, bar con piscina a orillas de lago, salon con sofa y dvd, habitaciones limpias, camas enormes, limpieza, agua caliente, buena cocina y muy buen ambiente mochilero. Nos encanta; parece el lugar perfecto para pasar unos dias.

zoo laNuestra piscinita

Dejamos nuestras pertenencias en la habitacion y rapidamente buscamos un bar con television para ver el gran clasico: juega el Real Madrid cotra el Barca. A los guatemaltecos les encanta la liga espaniola, sobre todo el equipo blaugrana. El resultado de dicho encuentro ya lo conocemos y mejor no comentarlo.

Para ahogar las penas( no la de perder ,sino la de ver que en tu equipo ya no existen mucho de sus valores clasicos) que mejor remedio que unas botellas de vino tinto y Queztalteca, un aguardiente del pais embasado en botella de un litro. Maite dice que la razon por la que no salio fue por la falta de ganas aunque Raul y yo creemos y damos por hecho que dicha mezcla la dejo semiinconsciente en la cama. La noche fue una autentica odisea en busca de la “full moon party”, una especie de “rave” en lo alto de la montania a la que habia que llegar en una furgoneta que nunca paso. Sin fiesta de la luna llena solo nos quedaba morir matando al Queztalteca con un grupo de gente de Israel, Australia e Italia, en lo que acabo siendo una reunion en la zona chill de Zoo-la. Una noche loca y divertida.

El dia siguiente lo dedicamos al deporte matutino, a la tranquilidad, a pasear por el pueblo, a refrescarnos en la piscina y a disfrutar del Buen rollo de nuestro hostel.

Buen rollo en zoola

Maite, que estaba fresca como una lechuga, aprovecho el dia para visitar “Chichicastenango” y vino encantada por ello.

La jornada la finalizamos viendo “Blow”, una pelicula que me hizo recordar mucho mis anios universitarios en la “resi” y de la infinidad de veces que mi gran amigo Javier Roson (alias Biescas o Pipa) y yo la veiamos y escuchabamos su banda sonora que tanto nos encantaba. ( Buena cosa Pipaaaa).

Habia que dormirse pronto porque pensabamos despertarnos temprano: ibamos a subir al volcan de San Pedro. A orillas del lago Atitlan estamos a 1500 metros sobre el nivel del mar. Nuestro destino: 3020 metros de altitud.

A estas alturas no podemos negar que nos encanta la Aventura, que nos encanta fundirnos con la naturaleza y que nos apasiona sentirnos libres.Quizas por ello siempre buscamos ese punto de riesgo y rehuimos de los grupos, guias y de cualquier tipo de excursion organizada. Con la unica indicacion de : “tu coges esta calle hacia arriba y ya todo es recto” que le dieron a Raul , nos disponemos a subir a las 4 de la maniana.

El despertador hace su trabajo a las 3.20 de la madrugada.Terminamos de preparar las mochilas y partimos. La luna llena brilla con una intensidad que te dificulta mirarla fijamente durante varios segundos: es nuestra antorcha perfecta.

Hace frio, mucho frio. Aun provistos de pantalones largos, camisetas “arremetidas” por los calzones, jerseys y gorros, la baja temperatura se siente y se hace evidente en las manos, que en pocos instantes las sientes acartonadas..

Los primeros 40 minutos de la etapa los recordaremos como los mas duros. Aunque discurren por una carretera asfaltada, la enorme inclinacion con repechos que daban miedo, y el ritmo rapidisimo que impusimos, nos hizo tomarnos el primer paron.El silencio y la enorme luna son nuestros companieros. En ningun momento tuvimos que echar mano de nuestros frontales.

Continuamos unas dos horas por esa carretera hasta que empezo a clarear. En todo momento teniamos el volcan a nuestra izquierda, y a cada paso estabamos mas cerca de su cima. Al costado de la calzada nos encontramos con un hombre que se disponia a trabajar cortando madera. Le preguntamos cual era el camino que debiamos tomar para subir hasta la cima y con cara de asombro nos respondio que la ruta de ascenso la habiamos dejado atras, y no a 5 o 10 minutos, sino a una hora y media. Vaya!!! LLevabamos dos horas de camino y nos tocaba retroceder casi al principio.

Nuestro salvador

Esperamos a que pasara una camioneta que transportaba trabajadores que finalmente nos dejo a la entrada del sender correcto .

Retrocediendo en la camioneta

A partir de aqui,un caminito estrecho y empinado que en ningun momento daba tregua. Levabamos 2 horas de subida erronea acumuladas en nuestras piernas y todavia teniamos otras 3 o 4 por delante. Nuestras caras reflejaban el sufrimiento de una batalla que sabiamos tener que sudar para ganar.

Cansado

Un total de 6 horas nos dieron la merecida recompensa: coronamos la cima del volcan San Pedro. Salvamos 1500 metros de altura en 4 kilometros hasta llegar a los 3022. Desde arriba, paz , libertad,fuerza y mucha hambre.En la cima

Disfrutamos de una vistas del lago a ojo de pajaro,recuperamos fuerzas y emprendimos una bajada en la que la piernas ya temblaban por la fatiga.

A 3022 metrosRecompensa

Grandioso dia el de hoy.

Carlos

Anuncios

One response to “Lago Atitlan

  • Raquelilla

    quien fuera tu, pequeño compañero, ponerme una mochila y subir a los alto de esa cima. Disfruta como siempre haces, porque la vida te da esas fotografías que siempre quedan reflejadas en tu mente.
    muak
    Raquelilla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: