Naufrago

Intentar expresar lo que sientes durante el viaje mediante palabras y fotos es siempre una tarea dificil que nunca llega a plasmar por completo los sentimientos.

Estoy seguro que ninguna palabra y ninguna foto podria transmitir lo que estos dias he vivido. Aun asi, voy a intentarlo.

Ayer estaba en Utila. Llevaba un par de dias atrapado en una isla practicamente incomunicada por el mal estado de la mar, que impedia el trafico maritimo.Pero al fin sabia que al dia siguiente habria barcos para poder salir.

Mi siguiente destino: Cayos Cochinos. Maite sigue haciendo el curso de buceo y puede que le lleve un par de dias mas, de los cuales no dispongo: mi cuenta atras ha empezado. Toca separarse unos dias, quizas mas.

Por suerte he coincidido en Paradise Divers con dos chicas españolas y una mexicana que van al mismo sitio que yo, lo cual nos beneficia a todos porque vamos a compartir  los gastos de una barca que tendremos que tomar.

El despertador ha sonado a las 5.20 de la mañana, con el tiempo suficiente para para subir la primer barco que nos llevara hasta la Ceiba, ciudad fea que pisamos a eso de las 8. Desde ahi, un autobus que circula en un principio por carretera asfaltada y despues, por un camino de cabras precioso, nos conduce hasta un poblado costero llamado Nueva Armenia.

Nueva Armenia

Ahi nos estaba esperando Alfonso, con el que previamente habia acordado un precio para que nos llevase en su cayuco hasta Chachauate, una de las islas de Cayos Cochinos.

El transporte

 

En Nueva Armenia lucia el sol,hacia calorcito y el paisaje recordaba a alguna localizacion de “Parque Jurasico”. Todo eran sonrisas.

A bordo de esta pequeña  e inestable embarcacion vamos subidos Ira y Blanca ( las españolas), Lili ( mexicana), una pareja con su hija ( los tres guatemaltecos), Alfonso, su ayudante y yo.

Zarpamos de un rio manso, por el cual descendemos unos 2 kilometros. Al aproximarnos a la desembocadura  ya podiamos ver que el caribe estaba movido, con viento y con el oleaje suficiente para hacer de esta travesia una aventura inolvidable.

Rio manso

Y asi fue; la primera ola entro como una lengua de agua inundando la proa de la patera. La segunda  hizo mas de lo mismo. Todos completamente chorreando, mochilas incluidas. Ya no lucia el sol. La nubes y el viento eran los personajes principales en esta nueva pelicula. Las sonrisas se borrarron de nuestras caras instantaneamente.El ayudante achicaba agua mientras Alfonso seguia rumbo fijo intentando salir lo antes posible de la desembocadura, donde las olas eran mayores.

Marejada

Por un momento pense   en ponerme el chaleco salvavidas, que creo deberia llamarse “Chaleco acortavidas” debido a su vejez y mal estado. Completamente mojados , con el mar y el viento en contra,el frio se convirtio en otro enemigo.

Chorreando

Estamos cruzando una distancia parecida a la del estrecho de Gibraltar a bordo de un cayuco y con no muy buenas condiciones climaticas. Me compadezco de aquellos que lo hacen de noche, escondidos y despues de haber pateado media africa en busca de un futuro incierto en europa.

Aqui, tenemos la suerte de lamentar unicamente algun telefono, pasaporte o camara mojada e inutil de por vida; la mia se salvo de milagro.Lo que toricamente era un trayecto de hora y media, nos parecieron fueran 5.

Incertidumbre, miedo, aventura,frio, risas y hasta carcajadas fueron algunas de las dintintas y tan diferentes sensaciones que vivimos a bordo. Pero llegamos.

Chachauate es una pequeña isla perteneciente a Cayos Cochinos. Con apenas 150 metros de largo y unos 50 de ancho,este cayo es donde reside la mayor parte de la poblacion,  medio centenar de personas. Sus Habitantes son Garifunas, una comunidad de origen africano y cuya historia se remonta a la epoca de Cristobal Colon.

Me alojo en la casa de Betty ( previa recomendacion de otros viajeros), que en su ausencia somos atendidos por su hija Caroline. Una cabaña con el suelo de arena y construida con madera y hojas de palmera se convierten en nuestro “Resort caribeño”. A la izquierda mar, a la derecha mar. 15 segundos de paseo separan la costa este de la oeste y 5 minutos te bastan para dar la vuelta a la isla. No hay agua corriente y solo existe electricidad y luz entre las 7 y las 9 de la tarde gracias a un generador.

Mi isla

Aunque esta nublado y el mar agitado, esto es lo que mas se asemeja a mi idea del paraiso. Agua transparente, arrecife de coral,palmeras, arena blanca,pelicanos, islotes  repartidos en todas direcciones….Cayo Mayor, cayo Menor, Cayo Paloma, Culebra, Timon; todos muy juntitos. Algunos son conocidos en España por el rodaje de “Supervivientes” o la  ” Isla de los Famosos”.

El barrio

Los Garifunas es una de las comunidades mas simpaticas y acogedoras que he conocido. No llevaba ni media hora en la isla cuando ya habia sido invitado  por Javier,  marido de Caroline, a jugar al futbolcontra Cayo Mayor. La cita, sobre las 3 de la tarde.

Mi casa

Era 5 de enero y yo, cual niño, disfrutaba de mi tarde de cabalgata de reyes.

Y entonces llego el momentazo. 8 negracos y yo subidos a bordo de un cayuco con exceso de peso dirigiendonos hacia la isla vecina donde iba a disputarse el encuentro. No me lo podia creer. Subido a una patera,atravesando las 2 millas que nos separan del otro cayo para jugar al futbol. Estaba entusiasmado,euforico y contento como el niño que recibe un caramelo de las manos de Melchor ( o Baltasar en este caso).

De camino al estadio

El estadio, para mi, mas bonito incluso que el coliseo blanco. El terreno de juego  es de arena, pinchos, hierbajos,hojas y hasta restos de coral muerto.La zona de “preferencia” es la selva y la de “tribuna” es caribe y manglar.Cuando el balon se “embarca” lo hace en una palmera, en una platanera o en el mar. Desde que  me lesione la rodilla hace ya 5 años, he jugado al futbol tres veces por miedo a recaer. Creanme que que en ningun momento me acorde de ella en tal curiosa cancha: Todo fue disfrute. Incluso se vieron algunos destellos de esa calidad que algun dia hubo ( quiero recordar que en mis años mozos  jugue en el Suministros Muñoz    jajajaja). Decir tambien que no tuvieron piedad del “extranjero” a la hora de dar “palos” , “talascas” y “carvañadas”.

El parking del estadio

Terreno de juego

El banquillo

el team

Pierna maltrecha

Obviamente , para mi ,el resultado fue lo de menos ( perdimos),ya que era sin duda el que mas cosas habia ganado en toda esa jornada.Se nos hizo tarde y volvimos ya a oscuras. Achicando agua de un cayuco que navegaba en un vaiven de vabor a estribor librandose de milagro del naufragio.Para ellos nada fuera de lo normal,para mi, algo insolito.

A las 6 de la tarde ya es de noche en Chachauate. A las 7 prenden la estacion electrica y tenemos algo de luz. La ducha consiste en un cubo de agua dulce y un valde  a orillas del mar: grata sorpresa porque antes de llegar pense que mi higiene seria siempre a base de agua salada.

Que mejor manera de terminar este dia que cenando. De menu tenemos algo que solo habia visto en fotos: LANGOSTA.Cual combate de boxeo, previa pelea se presentan a los dos pugiles frente a frente. En un ricon, llamemosla “Tenacitas”, con unas cuantas libras de mas,recien salida del mar y muy rapida en sus movimientos.Al otro lado del ring “Tiburon Presa”, con 70 y pico kilos,y con mas hambre ” que el que se perdio en la isla y en vez de buscar cocos jugo al futbol”.

El previo al combate

Tenacitas

Un combate muy rico, sabroso y al mismo precio que un Menu ” Big Mac”.

Los dias en la isla iban pasando de una forma maravillosa. El que diga que en una isla tan pequeña te aburres es que no ha estado en Chachauate.

Me he integrado al maximo en la vida de la comunidad. En cuanto me despierto,aun con los ojos pegados, ando 10 metros y me lanzo a nadar una media horita. Es imposible notar cansancio en los brazos cuando nadas en semejante piscina turquesa, donde los rayos del sol penetran y acentuan los miles de colores de peces y corales.

La piscina

Caroline haciendo Escuela de espalda

Tras un desayuno ligero,suelo ir con Javier a pescar lo que ellos llaman sardinas, unos peces pequeñitos que sirven de cebo o carnada para la posterior pesca nocturna. Para atrapar estos pececitos se usa una red pequeña, y la tecnica utilizada, vista desde fuera resulta sencilla, pero llevarla a cabo no lo es tanto.

Sardinas

Javier, el profesional

El aprendiz

Decir que con Javier,marido de Caroline y  garifuna mas fashion, he hecho muy buenas migas. Cuenta siempre conmigo para hacer cualquier actividad y estamos siempre de “Guasa”.

Casi todas las tardes hay futbol. Siempre somos nosotros los que jugamos fuera ( en nuestra isla no hay espacio) y siempre en Cayo Mayor, que para mi sorpresa posee otro terreno de juego.Éste,de cesped, palos, pinchos y zarzas, esta enclavado a orillas de una pequeña bahia de agua cristalina y rodeado de selva: IMPRESIONANTE.

A Cayo Mayor

Estadio II

Compañeros de equipo

Chachauate Futbol Club

El agua dulce tambien hay que buscarla a Cayo Mayor, donde la presencia de un pozo abastece al resto de islotes. Para unos  ir a por ella es un suplicio., para mi, un regalo. Voy sentado en la proa, sintiendo la brisa del mar el cual alcanzo a tocar con mi pie,observando islas desiertas, enseñando a mis ojos colores nunca vistos, incredulo aun de estar viviendo esta experiencia,pensando y sonriendo, agradecido...Despues, la parte mas dura: rellenar y cargar bidones de muchos galones de agua en el cayuco. Esfuerzo mas que suficiente para otro combate de boxeo; esta vez con “Tenazitas II” .

Despues de varios dias llega a la isla una barquita. Es Dani, la alemana. Se supone que Maite vendria  con ella pero sigue en Utila aquejada de una leve gastroenteritis que le impide terminar el curso de buceo. No se donde nos volveremos a encontrar.

Si dije que en Chachauate viven entre 50 y 60 personas, se me olvido mencionar que mas de la mitad son niños.Todos llenos de energia y con muchas ganas de jugar con el extranjero. Es muy divertido.

Sesion de peluqueria

Caroline y cuñada

Niños

Uno de los dias fuimos a visitar el faro de Cayo Mayor. Nos acompaña Benito, el vecino de en frente. Este chaval, con tan solo 14 años es un gran ejemplo de madurez; en ausencia de su madre, que se ha ido a la ciudad porque una de sus hijas esta enferma, el cuida, cocina y se encarga del resto su familia, incluso del padre, un gran “flojo”.

Aqui empieza otro de los grandes momentos del viaje. Comenzamos remando en el cayuco hasta dejar atras Chachauate y Chachauate II. En esta zona el viento sopla lo suficientemente fuerte como para que “Capitan Canica”, como asi llamo a Benito, prepare los utensilios de nuestra “patera velero”. Siiiii!!!! Un palo de madera en posicion vertical atraviesa un orificio hecho en unos de los asientos y sirve de mastil. Otro de bambu,en posicion horizontal, con su extremo en forma de “U”, se acopla a la perfeccion en la parte inferior del primero. Ya solo falta tirar de una cuerda e izar una vela de plastico que rapidamente atrapa todo el viento. Increible pero cierto. Estamos haciendo vela de la manera mas rudimentaria que se podia imaginar.

Cayuco

Ese baaaaaarco veleeeeero

Asi llegamos

Yo manejo el timon en un estado de incredulidad y emocion, entre las risas de Danny que no para de achicar agua, y las instruciones y chistes de Benito. Pese a la inestabilidad y las muchas entradas de agua del cayuco, llegamos sanos y salvos.

Llegamos a buen puerto

Desde aqui nos quedan unos 40 minutos de selva por recorrer hasta llegar a las cima de la montaña,donde se encuentra el faro. Hacerlo con “Capitan Canica” es toda una excursion. A cada paso se detiene para coger algun fruto,planta o semilla que te hace probar, y te muestra miles de cosas que nuestros ojos no alcanzarian a ver sin el.

Selva

El paisaje te hace creer que estas en la serie “Perdidos”. Serpientes , lagartos, aves y miles de insectos forman parte del decorado;perfecto para ir en bañador, sin camiseta y descalzo.

Serpiente: experta en camuflarse

Animalitos

Desde el faro se podian ver todas las islas de la bahia, apreciar el color diferente del mar a un lado y otro del arrecife y sentirse parte de la Madre Tierra. Sin palabras.

Vistas desde el Faro

Faro

La vuelta a bordo de nuestro velero tuvo algun que otro susto. El viento soplaba muy fuerte y el mastil no resistio los envistes y acabo partiendo cerca de su base. Poco falto para que volcaramos en el momento que la vela se desplomo. La suerte y la habilidad del capitan lo impidieron. Ahora tocaba remar y mucho.

Casualmente uno de los dias llegaron a Chachauate los reporteros de “Callejeros Viajeros” que estaban preparando un reportaje sobre los Garifunas. Espero que sepan plasmar bien como es este pueblo.

Chachauate de noche

Mi aventura en Cayos Cochinos llega a su fin. Ha sido sin duda una de las paradas mas especiales del viaje. Me he sentido como en casa. Podria pasar en esta isla mucho mucho tiempo pero debo seguir mi camino rumbo a Nicaragua, entre otras cosas porque apenas tengo dos semanas antes de que de por finalizado mi viaje.

Prometo volver y hacerlo pronto.

Me voy pero dejo aqui un pedacito de mi corazon.

Gracias.


One response to “Naufrago

  • Olivia

    Una parada muy especial, preciosas fotos y mi enhorabuena por tus explicitas descripciones sobre esta maravillosa isla, haces posible q te envuelvas como si estuvieses alli. Me algra verte feliz!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: