Archivo mensual: noviembre 2012

Iquitos – Pura Selva (I)

El río Amazonas está reconocido como una de las siete maravillas de nuestro Mundo. A orillas del río se encuentra la ciudad de Iquitos. Ello significa que la única forma de acceder a dicho lugar debe realizarse bien por vía aérea o marítima. Nosotros optamos por la primera ya que la vuelta la haríamos en barco.

7° Maravilla

7° Maravilla

Compramos un vuelo en Peruviansairlines por unos 235 soles (78 euros) que nos llevaría desde el aeropuerto de Lima hasta la misma selva. El trayecto duró 1h. 30min.

Volando sobre el río

Volando sobre el río

A las 19:30h aterrizamos en nuestro destino y al bajar del avión la primera sensación fue de sofoco, con una brisa de aire caliente que te creaba dificultad para respirar. Habíamos pasado de una temperatura de 15° en Lima a unos 30° aproximadamente, con una humedad relativa promedio del 75%.

Con la botella de agua agarrada a la mochila en plan “camelback” salimos del aeropuerto y para sorpresa nuestra los mototaxis nos recibieron como si nos tratasemos de Messi y Cristiano (ahora puedo llegar a entender levemente como ellos se sienten en tales situaciones).

Nos montamos con “Miguel” que nos mostró más confianza y él mismo fue quien nos llevó a un hostel el cual desconocíamos (no figuraba en hostelworld.com).

Se trataba de un hostel llamado “Iguana” muy acogedor, regentado por una familia muy amable, que nos facilitó la adaptación en todo momento.

Teníamos una habitación doble, con aire, un buen armario para poder sacar la ropa de la mochila por unos días, baño privado que dejó de funcionar a pocas horas de nuestra llegada (para más info preguntar a Charly, NO es el primer deterioro que comete…) Y una piscina, que con la temperatura ambiental del sitio, invitaban al baño a cualquier hora del día.

Baño nocturno

Baño nocturno

Eso si, Iquitos presenta un microclima donde la lluvia puede hacer aparición en cualquier momento y lugar.

Perfectamente instalados, decidimos dar una vuelta por la ciudad para reconocer la zona. Era tarde-noche y había hambre cuando vimos un asador de pollos “Kikiriki”, repleto de gente (más o menos como un lunes de primero de mes en la cola del Inem), señal que hacía pensar que dicho establecimiento sería un acierto. Así fue! Prueba de ello, nos hincamos medio pollo con papas fritas cada uno (aunque sigo prefiriendo los pollos del Fernan “El Pollo Andaluz”).

El día a día en Iquitos es bastante tradicional y auténtico. Las calles llenas de mercados durante la mañana y por las tardes-noches las plazas y el malecón, invitan a pasaear por sus transitadas vías.

Día

Día

Un poco de mototaxi también

Un poco de mototaxi también

Noche

Noche

El barrio de Belén es uno de los puntos turísticos  con más afluencia. Se divide en Alto y Bajo. En la parte alta se encuentra el Mercado de Belén caracterizado por su frénetica actividad, biodiversidad de productos y su imagen de mercado tradicional.

Mercado

Mercado

Faenando

Mientras la parte baja se considera “la Venecia” peruana ya que la mayoría de sus casas se encuentran en pleno río y son flotantes. De esta zona no hay muchas fotos debido a que es un tanto peligrosa pasear por su interior, como bien pudimos comprobar cuando nos disponiamos a bajar y fueron varias las personas que transitaban por allí las cuales, con sus caras desencajadas, nos indicaban que no ibamos por buen camino… Finalmente, tras varios intentos, nos dimos la vuelta por precaución. (A ciertas horas del día ni siquiera hay presencia policial).

Zona Roja

Zona Roja

Belén

Durante la semana han sido muchas las caminatas que hemos realizado, acompañados de una buena alimentación. Normalmente almorzabamos en las casas familiares que ofrecían menús muy ricos a un precio de unos 5 soles (menos de 2 euros).

Charly pagando la multa

Charly pagando la multa

La gastronomía de Iquitos es variopinta, con sabores exóticos. Probamos productos típicos como la “cecina con tacacho”; la cecina es una carne adobada, de color rojiza muy sabrosa (cierto parecido a la presa ibérica) y el tacacho es como una “pelota” de masa de plátano asado que incluso para el mismo Charly fue imposible de engullir.

La mami, nuestra cocinera

La mami, nuestra cocinera

El resto del día pasabamos buenos momentos en el hostel, estabamos como en casa. Es más fácil ver un partido del Málaga aquí que en España, retransmiten hasta la Copa del Rey y sin pagar! Mientras Charly aprovechaba para jugar con los jóvenes del hogar a la Play abusando de su experiencia hasta que llegó el primo de Zumosol (tendría 13 años) y le pintó la cara.

España vs Perú

España vs Perú

Otro día hicimos una expedición a un poblado llamado “Padre cocha” que se encontraba a las afueras del río Nanay por lo que tuvimos que agarrar un bote que nos llevara hasta allí. A nuestra llegada a esta pequeña comunidad indígena pudimos comprobar otro tipo de vida distinta a la de cualquier otro territorio. Gente muy arraigada en sus casas sólo interrumpidas por la presencia de algunos turistas curiosos que decidían pasar por dicho lugar.

DSC_0496 (640x428)

Felicidad

DSC_0519 (640x428)

Sonrisas

Son personas que ante lo extraño reaccionan con una expresividad en sus rostros de alegría, la cual te transmiten y hace que te sientas bienvenido. Por regla general, esta atmósfera de buenas vibraciones es la que estamos encontrando a lo largo de todo el viaje, pero en sitios así se acentúa si cabe un poco más.

DSC_0497 (640x428)

Bienvenida

Son muy bondadosos y eso les honra, debido a sus limitaciones que pueden llegar a tener, abastecidos principalmente por pequeñas embarcaciones que pasen por allí, o teniendo que trasladarse ellos mismos por sus medios a la ciudad.

De ahí anduvimos alrededor de unos 45 minutos para dar con una tribu conocida de la zona: “Los Boras”. Nos recibieron con sus rituales (cánticos, bailes,tradiciones…) y fue todo un acontecimiento, divertido.

Bienvenida de la tribu

Recibimiento de la tribu

Perdido en la tribu

Perdido en la tribu

DSC_0537 (640x428)

Grupo

 

Coincidiendo con el fin de semana, salimos por las zonas típicas de Iquitos. Son varias: Complejo CNI– amplia carpa con un escenario y música en vivo, frecuentado por jóvenes lugareños y travelistas (que no viajeros). Bares/Pubs– de nativos más pudientes, fuimos asiduos del VOCE Bar y el Musmuqui (aquí disfrutamos de los tragos regionales con toques afrodisiacos tales como RC “rompecalzón”, corre corre que te enchufo, 7vss “siete veces sin sacarla”, levantate Lázaro…) Discotecas– NOA muy elegante y exclusiva  y Adonis, esta última más de ambiente… Hay mucha vida nocturna y como buenos turistas nos aprovechamos de ella!

Musmuqui Bar

Musmuqui Bar

Entre otras cosas nos faltaba por visitar el parque de Quistococha, lo dejamos para el último día (lunes) ya que el martes debíamos agarrar el barco que nos llevaría hacia la Amazonia. En el complejo de Quistococha hay muchas especies amázonicas rescatadas y cuenta con una playa artificial de arena blanca donde puedes nadar e incluso alquilar algo parecido a un  “hidropedal” (no estaba “el Cabra” para preguntarle).

Laguna

Laguna

Relajados después del baño

Relajados después del baño

Con los deberes hechos nos fuimos para el sobre temprano, a la mañana siguiente tendríamos que madrugar… CONTINUA

                                                                                                                          Danielo

Anuncios

Desde Lobitos: Bienvenida Valeria

Es imposible comenzar este post sin antes manifestar la alegria por la noticia que recien ha llegado a nuestros oidos. Y es que Valeria ya ha llegado. Eran tantas las ganas que teniamos de ampliar nuestra “family” que incluso has aparecido antes de lo esperado. Enhorabuena a los catetos, Ruth y Ramon. A la princesita simplemennte tranquilizarla y decirle que sus titos preferidos volveran pronto, que ahora andan por Peru. Que no se preocupe que no todos somos tan pesados como Sandra. Ahh ,y que le vayan tomando las medidas del traje de gitana.

Tampoco quiero contar la siguiente historia sin dar las gracias a Sebas, nuestro gran amigo perucho que hizo posible que estos dias fueran asi de maravillosos.

DSC_0201

Sebas y su amor por los perros

Con la tripa bien llena y como viene siendo habitual en los dias de domingo,con un poco de resaca, nos disponemos a marchar a Lobitos, un punto costero un poco mas al sur.Aqui toca separarse del Gallego, que aun no sabe con seguridad a donde se dirige, y de Monique, que seguira en Mancora unos dias.

Sebas, Dani y yo, que en principio ibamos a tomar varios buses hasta nuestro destino, juntamos unos cuantos soles mas ( 1 euro= 3 soles) e hicimos el trayecto en “taxi”, lo cual supuso rebajar el tiempo de viaje a poco mas de una hora. La panamericana nos va mostrando que al menos esta parte de Peru es puro desierto. Si cerraramos y volvieramos a abrir los ojos podriamos pensar que estamos en Marruecos.

Puro desierto

Puro desierto

Despues de una hora de pista asfaltada, tomamos un camino de tierra y mucho polvo. A sus costado, kilometros y kilometros de gaseoductos parecian perseguirnos.El paisaje desertico veia rota su monotonia solo por los numerosos pozos petroliferos, todos bastantes antigüos, de los que algunos funcionaban y otros no.

Lobitos es un pequeño pueblo costero del norte de Peru. Su poca poblacion muy humilde se dedica mayoritariamente a la pesca. Alla por el 1900 los ingleses aprovecharon bien la riqueza petrolifera de la zona contruyendo cientos de pozos para extraer gas y petroleo.DSC_0316

Paseando por Lobitos

Paseando por Lobitos

Desde hace tiempo este lugar es uno de los spots de surf mas conocido de la costa peruana, atrayendo a surfistas de todas partes. Es un pueblo diminuto, con unos cuantos hospedajes para surferos, con apenas 2 tienditas para comprar cosas basicas y con algun pequeño “baretillo” donde comer algo.DSC_0163

reco

Sebas, peruano de nacimiento y residente en Burdeos, de donde data nuestra amistad, actualmente colobora aqui para una ONG llamada Wavesfordevelopement, a traves de la cual intentan fomentar el surf como forma de subsistencia para la poblacion local mediante la creacion de una tienda, taller de reparacion, servicio de fotografia, y mucho mas proyectos.

Hogar-ONG

Hogar-ONG

Taller de reparacion

Taller de reparacion

DSC_0341

Nosotros nos alojamos en su habitacion,en las  instalaciones de la ONG, llenandola de mochilas y trastos provocando un desorden, que unido al que previamente existia ( Sebas es el tio mas desordenado del mundo) daban como resultado una pocilguita muy acogedora, a la que no le faltaba ningun tipo de tecnologia: Ipods,Ipad, Mac, Iphone, internet…..

Desorden bajo control

Desorden bajo control

Aun tuvimos tiempo aquella tarde para darnos un bañito con los ultimos rayos de sol, y asi por fin conocer la ola de Lobitos, de la que tanto me habia hablado Sebas.Mi primera impresion fue muy positiva por la calidad de la ola y muy negativa por el numero de buitres, tanto locales como brasileños en su mayoria, que no paraban de robarse las olas unos a otros;muy mal rollo en el agua.DSC_0181

Caminando hacia el oceano

Caminando hacia el oceano

Como ya nos dijo Sebas, en Lobitos no hay nada, por lo que en nuestro segundo dia tuvimos que ir a Talara, una ciudad a unos 30 minutos de Lobitos para comprar provisiones. Menos mal que antes de ir al super saciamos bien el hambre porque una vez alli pareciamos de nuevo dos catetos en el Corte Ingles que alucinaban con la variedad de productos.DSC_0112

Con la nevera llena de cosas ricas, la semana se presentaba muy sabrosa. Los dias comenzaban bien temprano, y con ellos mis batallas para despertar al mas perezoso de los peruanos. Cierto es que eran las 5.30 de la mañana, pero cierto era tambien que era la hora propia para no pelear mucho en el agua por ese caramelo  de ola, que por el momento, durante los primeros dias se mantenia pequeña. Mucho sacrificio el madrugar no gratificado por el oceano.

playa

El momento alimentacion era uno de los preferidos de la jornada, sobre todo sabiendo que eramos nosotros los cocineros y el menu estaba compuesto por cosas que echabamos de menos.Uno de los dias saciamos nuestro espiritu carnivoro devorando filetes enormes que parecian entrecotes y haciendolos bajar con papas fritas y jugo de papaya.

Charly en los fogones

Charly en los fogones

Danielo " poniendose las botas"

Danielo ” poniendose las botas”

Jugos  ricos ricos

Jugos ricos ricos

Los atardeceres, vistos desde una pequeña colina, te permitian ver la caida del sol con una panoramica muy hermosa de toda la bahia de Lobitos.DSC_0152

DSC_0147

Atardecer en la bahia de Lobitos

Como las olas estaban siendo injustas con nosotros, buscamos alternativas de ocio, y una de ellas fue ir de pesca. Superilusionados buscamos y encontramos un lugar donde te podian vender tanto un trozo de bizcocho con un poco de sedal y unos anzuelos. Pasamos un rato muy divertido, aunque menos mal que la cena de esa noche no dependio de lo que pescamos. El resultado de la jornada es bueno si hablamos de un “Pureta sabado noche en el Eugenio´s Pub: una raya y una vieja.”

Los pescaeros

Los pescaeros

DSC_0225

Sebas con su "vieja"

Sebas con su “vieja”

DSC_0238

La semana continuaba, y con ello las jornadas gastronomicas. Una de las mejores pastas boloñesas que recuerdo nos la comimos en Lobitos. Para acompañar un enorme cangrejo bien fresco que defencio sus ultimos instantes de vida en la orilla con pinzas y dientes ( eramos 3 contra 1).

Los tres personajes

Los tres personajes

dsc_0262[1]

El oceano parecia hacer la paces con nosotros y empezaba a bombear. Ya se veian todos los pico funcionando: la punta, generales, el muelle, piscinas… Cuando habia mucha gente en la Punta, podiamos optar por bajar a generales, donde la ola, mas pequeña, lenta y sin gente, te hacia disfrutar cual niño de tus primeros pasos sobre un longboard.

Pajarraco!!!! Tu te cagas en mi !!!! y yo en ti!!!

Pajarraco!!!! Tu te cagas en mi !!!! y yo en ti!!!

DSC_0420

Sebas en accion

Sebas en accion

Mis primeros pasos en el long

Mis primeros pasos en el long

DSC_0400

El ultimo dia el pacifico quiso recompensar los madrugones anteriores. Esta vez nos superamos. En plena noche, a las 4.30 de la mañana ( 5.45 amanece) me ponia en pie. 10 minutos despues y para mi sorpresa, Sebas tambien lo hacia. Tocaba caminar por la playa a oscuras hasta piscinas ( unos 30 minutos), lugar que suponiamos estaria muy bien y sin gente. Merecio la pena. Casi sin luz fuimos los primeros en entrar al agua y como dice mi amigo perucho “nos pusimos los bigotes” o como dice Pedrito Salinas,”” no paramos de hacer la olla”” en la ola de izquierda ( como todas aqui) perfecta y solo para nosotros.

Despedida a la española con su buena tortilla

Despedida a la española con su buena tortilla

GRACIAS SEBASTIAN. GRACIAS LOBITOS.DSC_0107

Nuestro siguiente destino, o al menos nuestra idea inicial, era Tarapoto, poblacion del interior en lo que ya se considera tierra amazonica. Tras 2 horas en un incomodo y caluroso bus cubrimos la ruta Lobitos-Piura, esta ultima, ciudad fea donde las haya. Nuestra intencion era tomar alli un bus nocturno que nos llevase a Tarapoto. Desafortunadamente ya habia salido el ultimo y habia que esperar hasta el dia siguiente, cosa que no estabamos dispuestos a hacer. Y como esto de viajar es asi, por toda la cara cambiamos completamente de rumbo y nos fuimos a Lima, donde sabiamos que al dia seguiente se celebraba el “Creamfields”( festival de musica electronica). Pasamos de ir a la selva a meternos en la jungla.Nos encanta improvisar.

Fueron 20 horas de bus, pero que bus……. El asiento era del estilo a ese que tu padre siempre se quiso comprar y nunca hizo ( el sofa clasico al final  siempre gana): individual, con reposabrazos a ambos lados,con una palanquita que te levantaba los pies hasta colocarte en horizontal,ancho como para dormir “despatarrao” o incluso “de lao”, del mismo cuero “veige” que los BMV y que se acoplaba completamente a la posicion de tu cuerpo. Y por si fuera poco, con un cojincito.

Supersofa

Supersofa

Ademas de las cualidades del asiento, una AZAFATA, y repito, una AZAFATA nos trajo la merienda,la cena ( de los mejores arroces  hasta el momento) y el desayuno. Y todo eso en un autobus.  Para bien de mi amigo Harry, el Daibus deberia tomar nota.

Carlos


De Cuenca… A Perú!

Con la RESACA que nos provocó Montañita, avanzamos hacia un nuevo país.

Agarramos un bus que nos llevó hasta Guayaquil y de ahí otro para llegar a Cuenca (última ciudad que visitaríamos en Ecuador).

Cuenca (Ecuador)

Lleva el nombre de “Santa Ana de los Ríos de Cuenca” honor a la ciudad de España.

Mirando pa Cuenca

En este viaje nos acompañan Monique, una canadiense muy simpática y algo alocada, que nos sorprendió en el Hostel Iguana con sus dotes para cantar y tocar la guitarra. También viene con nosotros Diego, un uruguayo-gallego el cual es difícil describir con tan sólo dos adjetivos, es esa clase de persona que tiene gracia innata; Te anima un entierro!

El bus a Guayaquil fue de unas 3h. aproximadamente. Ahí hicimos una parada en la estación terrestre del lugar, un gran centro comercial que después de unas semanas alejados de la civilazión, fue como soltar a dos catetos en El Corte Inglés de Málaga (sin las recientes inundaciones claro). Cenamos en un restaurante que empieza por Mc y termina por Donald’s, había ganas de comida “basura”. Y con el estómago lleno, pillamos el bus con dirección a Cuenca durante la noche.

A las 04:00h llegamos al destino, siendo complicado la búsqueda de un hostel, con lo cual tuvimos que optar por un Hotel con una tarifa de 13$ la noche (muy “caro” para lo que pagamos habitualmente).Se considera que es una de las ciudades del Ecuador con mayor calidad de vida del país.

Nuestro hotel… (Seguro)

                                     

La última cena (ecuatoriana)

Al día siguiente hicimos un tour (sin guia obviamente) por todo el centro de la ciudad  (su centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco) visitando sus numerosas iglesias, catedrales…

Iglesias

DON Mariano

                                      

Parque de San Blas (sin el muelle)

                                    

Catedral

Incluso algún que otro museo… No todo va a ser juerga!

Alex Kid

                                     

By the FACE

Habíamos cambiado de alojamiento a un Hostel llamado “La casa cuencana”, digno de mencionar en el blog ya que tuvimos una acogida y una hospitalidad espectacular.

Welcome at home

Por la mañana nos levantamos con la intención de hacer un trekking por el Parque Nacional de Cajas. Llegamos allí, en camiseta y pantalón corto, cuando nos vieron en la entrada del parque se negaban a dejarnos pasar con tal indumentaria ya que debíamos portar otra vestimenta más adecuada a las características del lugar. Tras una pequeña negociación nos dejaron acceder por una zona menos exigente, sólo para principiantes. Había casos de personas desorientadas que posteriormente tenían que ser rescatadas por militares de la zona.

“Mapita” para no perdernos

                                            

Caminante no hay camino

Free from desire

                                           

papa LLAMA

Anduvimos sobre 3h. y después de tomar un picnic en mitad del monte, salimos a la carretera para ver si alguien nos remolcaba de vuelta a la ciudad. Sin pasar por la salida, lo cual era de obligado cumplimiento para todo excursionista que visitara el parque (a día de hoy, nosotros debemos ser cuatro personas que estamos en búsqueda por alguna montaña del Ecuador).

La Fuga

Esa misma noche nos trasladaríamos hacia Perú, concretamente a Máncora, un pequeño pueblo considerado por muchos como el paraíso. Se caracteriza por tener playas de arenas limpias donde descansar, aguas cristalinas y cálidas, presenta un clima agradable y como no, conocido por su vida nocturna.

El viaje durante la noche resultó ser cómodo al principio. El bus era muy confortable como para pasar de un país a otro en un tiempo estimado de 7h. El problema vino cuando en el asiento de al lado viajan una madre y su hijo. Ella vomitando en una bolsa de plástico (como unas 3 veces creo recordar) y el pequeño llorando durante unas 5h. y media. Con tal situación, cuando conseguimos dormir un poco, nos despertaron a mitad de camino para pasar por la aduana, 10 minutos de gestión y de vuelta al bus.

Sobre las 05:00 de la mañana llegamos a Máncora y esta vez sí, el hostel lo teníamos muy claro. Contabamos con muchas buenas referencias sobre el “Loki” y por lo que comprobamos in situ, todas merecidas!

Pre…

                                     

…ocu…

                                                        

…paos!

Nuestra habitación estaba intregada por Charly y yo, el gallego y Sebas (recién llegado, hizo de anfitrión como buen peruano).

Los cuatro fantásticos

Los días en el Loki fueron un estrés total… levantarse para desayunar, ir a la piscina, ir a la playa, almorzar, tumbarse en la hamaca, cenar, beber y fiesta!

Drink Team

                                     

Room party

Así estuvimos viernes y sábado, hasta que el cuerpo aguantó.

Atardecer en Máncora

Con semejante plan y antes de quedar perpetuos en Loki, el domingo hicimos la mochila para dirigirnos a la playa de Lobitos, lugar de residencia de nuestro amigo. Después de un merecido almuerzo en un resturante con especialidad en ceviches (salpicón de mariscos) y con mucha pena por despedirnos de Diego, un coche nos trasladó en un par de horas al que sería nuestro nuevo hogar durante una semana.

Encevichados

                                                                                                                                                           Danielo


Puerto Lopez / Montañita

Hoy tocaba uno de esos dias feos del viaje,de los de muchas horas de bus, de curvas, de prisas,de baches,de polvo,de los de comer cualquier cosa; de esos dias que gustan menos pero que tambien forman parte de esto de viajar.

Pinchitos en el bus

El dia no empezo nada bien para mi. Una camioneta nos llevo desde Quilotoa hasta Zumbagua, lugar donde nos separabamos del brasileño que seguia hacia Latacunga. Ahi nos tocaba esperar un bus que nos llevaria a Quevedo, ciudad situada mas al oeste. Durante la espera me veo mas ligero de equipaje de lo habitual y me percato de que mi guitarra se habia quedado en la camioneta, que a estas alturas ya estaria mas lejos que cerca. Casualmente se cumplia un año que la habia comprado en Mexico; se podia decir que era nuestro aniversario. Vaya putada!!!!!!! Estaba indignado y enfadado conmigo por el olvido y no encontraba solucion alguna para recuperarla. No se si llamarlo suerte, destino o la buena vibra, pero la cosa es que en su ruta hacia Latacunga, la camioneta se topo con una obra que cortaba la carretera por lo que tuvo que retroceder para tomar un camino alternativo,pasando de nuevo por donde nosotros aguardabamos el bus. Y asi fue como nos reencontramos, prometiendonos amor eterno. 2 minutos despues nuestro transporte llegaba. Todo salio perfecto.

Fueron muchas horas ( unas 10 horas) en un bus y en otro, en las cuales fuimos viendo todos los diferentes paisajes que en ecuador te puedes encontrar: la alta montaña con sus colores frios, los palmerales,plataneras y plantaciones de cacao de la zona de La Mana, y la brisa marina de nuestro destino final, que aunque no se ve, se siente y te parece estar cerca de casa.

En camino

Dejando atras la montaña

Llegamos a Puerto Lopez ya de noche y no tardamos en encontrar un hospedaje bastante interesante calidad-precio.

Este pueblo vive de la pesca y del turismo, que por estas fechas es poco debido a que la temporada de ballenas ya ha pasado. Sin querer generalizar,aqui topamos con gente un poco mas antipatica de lo que ya acostumbrabamos, sobre todo los que trabajaban cara al publico. No es de extrañar que a final de octubre todo el mundo este “quemao”, y si no les invito a visitar cualquier chiringuito de la costa mediterranea a final del verano.

Por contra, el gremio de los pescadores, con los que pudimos compartir un ratito de la mañana viendoles descargar sus barcazas intentando evitar que la fragatas no les robasen demasiado pescado, se mostraban muy amables, ruisueños y abiertos a responder nuestras numerosas curiosidades.

Fragatas hincando el pico

Hristo Stoichkov vendiendo ” Lenguao”

Pescadores “Salaos”

Cerca de Puerto Lopez se encuentra el parque natural de los frailes, donde disfrutamos de un sol esplendido poco comun en estas fechas,  de sus playas desiertas y de la paz que solo la naturaleza es  capaz de regalar.

Vista desde el acantilado

2 Frailes

Maitechu tambien viaja con nosotros

Casualmente nos toco pasar ahi la noche de Halloween, en la que no nos hizo falta disfrazarnos para ir hecho unos ” Gremlins”. Nos lo pasamos de lujo. Acabamos con un monton de gente local en un edificio en construccion en lo que se podria llamar una “Rave”. “Ron Pom Pom”  hizo de maestro de ceremonias.

Ron, por la mañanas….. Pom Pom

Tras un breve paso por Puerto Lopez, nos dirijimos a uno de los destinos obligados señalados en el mapa y del que habiamos oido hablar incluso antes de cruzar el charco. Se trataba de Montañita, lugar conocido por la practica del surf y por la fiesta sin control.

Llegamos en pleno puente del 1 de noviembre, lo cual hacia multiplicar el numero de visitantes en la zona, sobre todo turista local. Despues de dar bastantes vueltas en la playa, intentando encontrar un hostel economico en primera linea ( tarea imposible debido a ser dias “feriados”)acabamos en el Hostel Iguana.

Los deficits que puede tener este lugar en cuando a limpieza y/o comodidades, se veian compensados y olvidados gracias al ambientazo que habia tanto por la gente que trabaja como por el resto de mochileros.La primera  noche dormimos en una habitacion separada del baño comun  por una “pared” de madera del mismo grosor que el “Smoking deluxe”,  la cual dejaba traspasar absolutamente todos los sonidos que al otro lado se podrucian: orines nocturnos, orines mañaneros, pedos pre y post mohon, mohones impactando en el agua y hasta un sinfin de ruidos nada agradables de escuchar mientras duermes o intenras dormir a escasos centimetros de donde se originan.

A la mañana siguiente nos mudamos a la azotea, para olvidarte de los ruidos internos y escuchar los externos, mas escandalosos pero a su vez mas agradables que los anteriores mencionados. Aqui nos acomodamos en unas camas muy cucas desde las cuales podias ver de vez en cuando pasar a  algunas “cukis” o algun pequeño  roedor.

Azotea Iguana

Veniamos buscando surf, playa, sol y fiesta. El sol no lo vimos,las olas no cuadraron lo mas minimo, la playa, debido a la ausencia de ese sol la pisamos poco , pero lo que a fiesta se refiere, eso si que lo encontramos.

Montañita es un pueblo pequeñito  que recoge una enorme cantidad de restaurantes, bares y discotecas en sus escasas 4 calles que se cruzan formando un cuadrado.

Lo mejor ha sido el buen rollo que hemos encontrado en el hostel. Frances@s, eleman@s, canadiens@s, australian@s  y de distintos lugares del mundo con una finalidad comun: compartir, reir, difrutar y pasarlo bien.

Buen ambiente en Iguana

Aqui hemos tenido la suerte de coincidir con Diego,un Gallego- Uruguayo mezcla de Zalillo y Juancho (amigos de Malaga),  gran contador de historias y batallas que nos ha hecho llorar de la risa. Hemos hecho una pequeña-gran familia junto con Monique, una canadienese tan divertida como loca y con Katia, una leonense amante del surf en todas las superfiecies.

Katia, Gallego, Monique, Maria y unos servidores

En poco tiempo aqui, hemos cogido unas costumbres muy buenas. Al medio dia se come donde “Jose”( en honor al jefe del lugar cuyo arte y salero solo es comparable al otro Joze, el Macias o “Gordis” que hace lo mismo en El Pepe y Carmen de Torroles) un menu muy rico y bien cargado por 1,5 dolares. Despues existe la opcion de darse un paseo por la playa o por el pueblo, unas cervezitas en la terraza del hostel, una buena cena, botellon y de juerga. Y asi sucesivamente durante tooodos los dias.

Con Jose en su Chiringuito

Paseitos en familia

Terraza del Iguana

Al terminar los megabotellones en el hostel, nuestra siguiente parada rutinaria era “Cocteles Eugenio”, lugar emblematico por la gracia y el arte de Eugenio elaborando los mojitos. Despues de ahi……la noche era la que decidia por nosotros.

Con Eugenio en su Cocteleria

Los domingos, Montañita se convierte en un pueblo fantasma, entre otras cosas porque la venta de alcohol esta prohibida en cualquier establecimiento ( dicen que es para dar un dia de descanso al cuerpo) y es entonces cuando puedes encontrarte con los numerosos “Reventaos de la cabeza” que hace ya mucho que llegaron aqui, que no se supieron dosificar y que aqui siguen pasados de rosca. Entre ellos tenemos a “Vito”, que mas que “Corleone” yo creo que es ” Colocones”, el cual parece salido de la pelicula Waterworld. Ëste  regenta unas cabañas en la playa y a la pregunta de si hay agua caliente nos respondio sin escatimar en gestos:” ¿agua caliente?- Te vienes con una chati…….pa pa pa pa pa pa y te metes en la ducha calentito.” Ademas tambien te puedes cruzar con una chavala solo vestida con bolsas de plastico o a otro flaco con bañador y un abrigo de plumas.

Los domingos Montañita es un desierto

No nos podiamos ir de este sitio sin hacer una buena barcacoa con todo esta buena gente.

Barbacoa. Katia- Gallego

Antes de venir, alguien nos dijo que debiamos  ir a Montañita como mucho 2 dias, porque si te quedabas mas tiempo  tenias que confesarte. Nosotros estuvimos 6!

Asi nos dejo Montañita

Carlos