Desde Lobitos: Bienvenida Valeria

Es imposible comenzar este post sin antes manifestar la alegria por la noticia que recien ha llegado a nuestros oidos. Y es que Valeria ya ha llegado. Eran tantas las ganas que teniamos de ampliar nuestra “family” que incluso has aparecido antes de lo esperado. Enhorabuena a los catetos, Ruth y Ramon. A la princesita simplemennte tranquilizarla y decirle que sus titos preferidos volveran pronto, que ahora andan por Peru. Que no se preocupe que no todos somos tan pesados como Sandra. Ahh ,y que le vayan tomando las medidas del traje de gitana.

Tampoco quiero contar la siguiente historia sin dar las gracias a Sebas, nuestro gran amigo perucho que hizo posible que estos dias fueran asi de maravillosos.

DSC_0201

Sebas y su amor por los perros

Con la tripa bien llena y como viene siendo habitual en los dias de domingo,con un poco de resaca, nos disponemos a marchar a Lobitos, un punto costero un poco mas al sur.Aqui toca separarse del Gallego, que aun no sabe con seguridad a donde se dirige, y de Monique, que seguira en Mancora unos dias.

Sebas, Dani y yo, que en principio ibamos a tomar varios buses hasta nuestro destino, juntamos unos cuantos soles mas ( 1 euro= 3 soles) e hicimos el trayecto en “taxi”, lo cual supuso rebajar el tiempo de viaje a poco mas de una hora. La panamericana nos va mostrando que al menos esta parte de Peru es puro desierto. Si cerraramos y volvieramos a abrir los ojos podriamos pensar que estamos en Marruecos.

Puro desierto

Puro desierto

Despues de una hora de pista asfaltada, tomamos un camino de tierra y mucho polvo. A sus costado, kilometros y kilometros de gaseoductos parecian perseguirnos.El paisaje desertico veia rota su monotonia solo por los numerosos pozos petroliferos, todos bastantes antigüos, de los que algunos funcionaban y otros no.

Lobitos es un pequeño pueblo costero del norte de Peru. Su poca poblacion muy humilde se dedica mayoritariamente a la pesca. Alla por el 1900 los ingleses aprovecharon bien la riqueza petrolifera de la zona contruyendo cientos de pozos para extraer gas y petroleo.DSC_0316

Paseando por Lobitos

Paseando por Lobitos

Desde hace tiempo este lugar es uno de los spots de surf mas conocido de la costa peruana, atrayendo a surfistas de todas partes. Es un pueblo diminuto, con unos cuantos hospedajes para surferos, con apenas 2 tienditas para comprar cosas basicas y con algun pequeño “baretillo” donde comer algo.DSC_0163

reco

Sebas, peruano de nacimiento y residente en Burdeos, de donde data nuestra amistad, actualmente colobora aqui para una ONG llamada Wavesfordevelopement, a traves de la cual intentan fomentar el surf como forma de subsistencia para la poblacion local mediante la creacion de una tienda, taller de reparacion, servicio de fotografia, y mucho mas proyectos.

Hogar-ONG

Hogar-ONG

Taller de reparacion

Taller de reparacion

DSC_0341

Nosotros nos alojamos en su habitacion,en las  instalaciones de la ONG, llenandola de mochilas y trastos provocando un desorden, que unido al que previamente existia ( Sebas es el tio mas desordenado del mundo) daban como resultado una pocilguita muy acogedora, a la que no le faltaba ningun tipo de tecnologia: Ipods,Ipad, Mac, Iphone, internet…..

Desorden bajo control

Desorden bajo control

Aun tuvimos tiempo aquella tarde para darnos un bañito con los ultimos rayos de sol, y asi por fin conocer la ola de Lobitos, de la que tanto me habia hablado Sebas.Mi primera impresion fue muy positiva por la calidad de la ola y muy negativa por el numero de buitres, tanto locales como brasileños en su mayoria, que no paraban de robarse las olas unos a otros;muy mal rollo en el agua.DSC_0181

Caminando hacia el oceano

Caminando hacia el oceano

Como ya nos dijo Sebas, en Lobitos no hay nada, por lo que en nuestro segundo dia tuvimos que ir a Talara, una ciudad a unos 30 minutos de Lobitos para comprar provisiones. Menos mal que antes de ir al super saciamos bien el hambre porque una vez alli pareciamos de nuevo dos catetos en el Corte Ingles que alucinaban con la variedad de productos.DSC_0112

Con la nevera llena de cosas ricas, la semana se presentaba muy sabrosa. Los dias comenzaban bien temprano, y con ellos mis batallas para despertar al mas perezoso de los peruanos. Cierto es que eran las 5.30 de la mañana, pero cierto era tambien que era la hora propia para no pelear mucho en el agua por ese caramelo  de ola, que por el momento, durante los primeros dias se mantenia pequeña. Mucho sacrificio el madrugar no gratificado por el oceano.

playa

El momento alimentacion era uno de los preferidos de la jornada, sobre todo sabiendo que eramos nosotros los cocineros y el menu estaba compuesto por cosas que echabamos de menos.Uno de los dias saciamos nuestro espiritu carnivoro devorando filetes enormes que parecian entrecotes y haciendolos bajar con papas fritas y jugo de papaya.

Charly en los fogones

Charly en los fogones

Danielo " poniendose las botas"

Danielo ” poniendose las botas”

Jugos  ricos ricos

Jugos ricos ricos

Los atardeceres, vistos desde una pequeña colina, te permitian ver la caida del sol con una panoramica muy hermosa de toda la bahia de Lobitos.DSC_0152

DSC_0147

Atardecer en la bahia de Lobitos

Como las olas estaban siendo injustas con nosotros, buscamos alternativas de ocio, y una de ellas fue ir de pesca. Superilusionados buscamos y encontramos un lugar donde te podian vender tanto un trozo de bizcocho con un poco de sedal y unos anzuelos. Pasamos un rato muy divertido, aunque menos mal que la cena de esa noche no dependio de lo que pescamos. El resultado de la jornada es bueno si hablamos de un “Pureta sabado noche en el Eugenio´s Pub: una raya y una vieja.”

Los pescaeros

Los pescaeros

DSC_0225

Sebas con su "vieja"

Sebas con su “vieja”

DSC_0238

La semana continuaba, y con ello las jornadas gastronomicas. Una de las mejores pastas boloñesas que recuerdo nos la comimos en Lobitos. Para acompañar un enorme cangrejo bien fresco que defencio sus ultimos instantes de vida en la orilla con pinzas y dientes ( eramos 3 contra 1).

Los tres personajes

Los tres personajes

dsc_0262[1]

El oceano parecia hacer la paces con nosotros y empezaba a bombear. Ya se veian todos los pico funcionando: la punta, generales, el muelle, piscinas… Cuando habia mucha gente en la Punta, podiamos optar por bajar a generales, donde la ola, mas pequeña, lenta y sin gente, te hacia disfrutar cual niño de tus primeros pasos sobre un longboard.

Pajarraco!!!! Tu te cagas en mi !!!! y yo en ti!!!

Pajarraco!!!! Tu te cagas en mi !!!! y yo en ti!!!

DSC_0420

Sebas en accion

Sebas en accion

Mis primeros pasos en el long

Mis primeros pasos en el long

DSC_0400

El ultimo dia el pacifico quiso recompensar los madrugones anteriores. Esta vez nos superamos. En plena noche, a las 4.30 de la mañana ( 5.45 amanece) me ponia en pie. 10 minutos despues y para mi sorpresa, Sebas tambien lo hacia. Tocaba caminar por la playa a oscuras hasta piscinas ( unos 30 minutos), lugar que suponiamos estaria muy bien y sin gente. Merecio la pena. Casi sin luz fuimos los primeros en entrar al agua y como dice mi amigo perucho “nos pusimos los bigotes” o como dice Pedrito Salinas,”” no paramos de hacer la olla”” en la ola de izquierda ( como todas aqui) perfecta y solo para nosotros.

Despedida a la española con su buena tortilla

Despedida a la española con su buena tortilla

GRACIAS SEBASTIAN. GRACIAS LOBITOS.DSC_0107

Nuestro siguiente destino, o al menos nuestra idea inicial, era Tarapoto, poblacion del interior en lo que ya se considera tierra amazonica. Tras 2 horas en un incomodo y caluroso bus cubrimos la ruta Lobitos-Piura, esta ultima, ciudad fea donde las haya. Nuestra intencion era tomar alli un bus nocturno que nos llevase a Tarapoto. Desafortunadamente ya habia salido el ultimo y habia que esperar hasta el dia siguiente, cosa que no estabamos dispuestos a hacer. Y como esto de viajar es asi, por toda la cara cambiamos completamente de rumbo y nos fuimos a Lima, donde sabiamos que al dia seguiente se celebraba el “Creamfields”( festival de musica electronica). Pasamos de ir a la selva a meternos en la jungla.Nos encanta improvisar.

Fueron 20 horas de bus, pero que bus……. El asiento era del estilo a ese que tu padre siempre se quiso comprar y nunca hizo ( el sofa clasico al final  siempre gana): individual, con reposabrazos a ambos lados,con una palanquita que te levantaba los pies hasta colocarte en horizontal,ancho como para dormir “despatarrao” o incluso “de lao”, del mismo cuero “veige” que los BMV y que se acoplaba completamente a la posicion de tu cuerpo. Y por si fuera poco, con un cojincito.

Supersofa

Supersofa

Ademas de las cualidades del asiento, una AZAFATA, y repito, una AZAFATA nos trajo la merienda,la cena ( de los mejores arroces  hasta el momento) y el desayuno. Y todo eso en un autobus.  Para bien de mi amigo Harry, el Daibus deberia tomar nota.

Carlos


One response to “Desde Lobitos: Bienvenida Valeria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: