Archivo mensual: enero 2013

Acariciando el cielo: Huayna Potosi.

A menos de 10 dias para mi vuelta a España, la idea era continuar hacia Sucre, de ahi a Samaipata para hacer la ruta del Ché y terminar en Santa Cruz, donde tomaria el avion de retorno a casa. Pero escasas horas antes de  tomar ese rumbo ( el logico), decido seguir a la “familia” y agarramos un bus que nos llevaria  a la ciudad de la Paz. El porqué de estar de nuevo aqui es sencillo; ya desde el comienzo del viaje traia conmigo una espina clavada en forma de alta montaña. En ecuador, Dani y yo estuvimos a punto de subir el Volcan Cotopaxi (5943m) , trek que suspendimos por falta de aclimatacion e  influenciados negativamente por un accidente que sucedio en los dias previos en un volcan cercano. En Arequipa, fue el Misti(5822m) la montaña que me quede con  ganas de ascender, ya que la temporada no era la idonea. Ya en mi primera parada en la Paz me interese mucho por subir un pico de la cordillera real llamado Huayna Potosi, pero la falta de un compañero de batallas y el mal tiempo acabaron con mis ilusiones. Pero ahora tenia dos boludos interesados en el ascenso: Dani y Alejandra-Ale- ( los argentinos) asi que merecia la pena volver a la Paz  y tentar a la suerte de la climatologia.

Contratamos todo en Adolfo Andino, uno de las muchas agencias de la Paz dedicadas al deporte de aventura. El nos proporciona  el material de alpinismo y a Santos, nuestro guia. La expedicion tambien la forman Ben ( aleman) , Charly ( frances) y Jose, el segundo guia.

Juntos emprendemos en una camioneta el camino hasta el campamento base, a no mas de una hora de la Paz. No muy de lejos de dicho campamento, a unos 45 minutos a pie, llegamos al glaciar donde hacemos una toma de contacto con todo el material; somos novatos en el uso de piolets, crampones etc….asi que esta practica nos sera muy util  para ir con mayor seguridad en los dias siguientes. En el refugio hace bastante frio asi que tras una buena cena tempranera y de apurar el tiempo cerca pequeña estufa, nos metemos completamente vestidos y con gorro incluido dentro de los sacos.

Entrenando

Entrenando

DSC_0591

El gran Daniel

El gran Daniel

Campo 1

Campo 1

Frio??? que va...

Frio??? que va…

A la mañana siguiente empezaba lo bueno. Habia que subir hasta el Campo 2. En este tramo, en el que aun no hay nieve, debemos cargar todo el material sobre nuestras espaldas: botas, crampones, piolets, saco,agua…etc.. , en total unos 15 kg. La primera parte es  casi un paseo,pero el ultimo tramo, que transcurre por un camino muy empinado lleno de piedras, requiere de mucha atencion a la hora de posar tus pies, y  de  toda la energia que no usaste en la primera parte. Tras poco mas de dos horas, ya estabamos en el Campo 2 ( Rock Camp), a 5130 msnm. Aqui hace aun mas frio y se va notando poco a poco los efectos adversos de la altitud.

Preparados para salir del Campo 1

Preparados para salir del Campo 1

Venga "pa´rriba"

Venga “pa´rriba”

DSC_0636

Merecido descanso

Merecido descanso

DSC_0645

DSC_0669

Las paredes del refugio estan llenas de firmas e inscripciones de muchos de los montañeros que por aqui pasan. La que mas me llamo la atencion era una que decia: “Cerca de la cima existen muchas excusas para retroceder, pero solo una para continuar”.DSC_0672

Rock Camp-5130 m

Rock Camp-5130 m

DSC_0650

El buen rollo nos duraria poco y es que al cabo de unas horas, una fuerte ventisca azoto la zona. No paraba de nevar y el viento se hacia cada vez mas violento. Lo que unos minutos antes eran solo piedras, minutos despues era una capa de nieve. La estampa era muy bonita, pero si las condiciones no cambiaban rapido, nos seria imposible abordar la cima, lo cual estaba previsto comenzar aquella misma noche. Era un riesgo que conociamos. Es la temporada mas inestable, donde las nubes, las precipitaciones y la falta de visibilidad son muy habituales. La suerte se alio con nosotros, y el temporal fue remitiendo. Eso provoco una alegria inmensa en el grupo, que veia de nuevo la posibilidad de poder subir.

Minutos antes.....

Minutos antes…..

...minutos despues...

…minutos despues…

Alegria Post-ventisca

Alegria Post-ventisca

A las 5 de la tarde es la hora de irse a dormir. Pegar ojo es algo imposible para mi a esta altitud. No tengo ningun sintoma de mal de altura como puede ser cansancio, mareos,,etc…, pero conciliar el sueño se me hace casi imposible por encima de los 4000 msnm.  Si al problema de la altura le añades el nervisismo, el ansia por querer empezar el ascenso, el frio y el ruido del viento, el resultado es no dormir. Asi que a las 12 de la noche me ponia en  pie ( los ojos llevaban rato abiertos) y me apresuraba, cual niño que quiere ver los regalos que le ha dejado Papa Noel, a ver las condiciones del tiempo. Y ahi estaba nuestro regalo: un cielo azul intenso donde no habia un solo hueco para otra estrella y una leve brisa que parecia acariciarte y darte las “buenas noches”. Era la noche perfecta para subir el Huayna.

Si todo iba bien, nos esperaban unas 7 horas  de ascenso hasta la cumbre. No tardamos en colocarnos todo el equipo: ropa de nieve ultra-retro, gorro, botas, crampones, piolets, lampara frontal y una pequeña mochila con algo de agua, hojas de coca y barritas de chocolate.

Preparados para subir

Preparados para subir

Nos organizamos en dos grupos. Por un lado estan Ale, Daniel y Jose ( el otro guia) y en la otra cuerda vamos Ben, Charly, Santos (guia) y yo.  Es completamente de noche y lo unico que ves es lo que te permite la luz de tu frontal. La primera pala que habia que subir era bastante inclinada. La nieve caida el dia anterior hacia que te hundieras hasta los tobillos, sobre todo Santos que era el que iba abriendo la via, lo cual era agotador. Apenas levantas la mirada mientras caminas, siguiendo un paso lento pero constante.Nadie habla y solo escuchas los pasos sobre la nieve y tu propia respiracion agitada.Yo iba justo detras de Santos e intentaba no seguir su ritmo profesional porque sabia que si lo intentaba, acabaria destrozado en poco tiempo.DSC_0777

Cuando haciamos una pausa para beber agua, apagabamos por unos instantes las luces y contemplabamos el cielo estrellado. Era una vista espectacular que te ayudaba a reponer energias. Al cabo de unas horas de caminata, y paradojicamente en una zona conocida como “Campamento Argentino”, Daniel no pudo soportar el soroche ( mal de altura). Su cara hablaba por si sola. Estaba muy mareado,sin fuerzas y con ganas de vomitar. Tuvo que volverse con uno de los guias  al campo 2. Ale pasaba a estar encordada con nosotros.

Sobre un manto de nieve y bajo un mar de estrellas

Sobre un manto de nieve y bajo un mar de estrellas

A medida que subias el esfuerzo era mayor. LLegamos a un punto donde habia que escalar en hielo por una pared casi vertical. A la dificultad que eso conlleva para unos novatos habia que añadirle el factor noche que te impedia saber exactamente cuantos metros tenias que subir.No fueron mas de 15 metros de escalada y, aunque no fue facil, todos lo logramos.

Pared

Pared

Pasado ese tramo complicado, nos encontrabamos ya a 5700 msnm.  Intentabamos hacer el minimo de paradas posibles porque nos hacian perder el ritmo y nos agotaba aun mas. Mascabamos hoja de coca  y bebiamos agua aun sin tener sed para evitar el soroche.

Mi mayor temor en esta aventura era que el mal de altura me afectase y me impidise subir . A los 5800, viendo que no tenia sintoma adversos, me llene de confianza. Sabia que lo iba a conseguir porque me notaba con fuerzas.Lejos de estar mareado o cansado, me sentia fuerte, tanto incluso, que por momentos hice la subida cantandole alguna cancion a la Ale y animando al personal; el mal de altura en mi caso fue “mal de locura”. Remarcar el coraje de nuestra compañera , que por momentos se tambaleaba de cansancio pero que no dejaba de mirar hacia arriba y de pensar en llegar a la cumbre.

Empezaba a amanecer y lo que antes era oscuridad ahora se convertia en un paisaje precioso. Ahora podias apreciar donde estabas realmente.

amaneciendo

amaneciendo

DSC_0799

Dura subida

Dura subida

El ultimo tramo del ascenso se hace por una cornisa, a traves de un camino estrecho que colinda a ambos lados con el abismo. Quizas es la parte mas bonita, pero tambien una de las mas peligrosas. Cualquier despiste o traspies se puede pagar caro.

La cornisa

La cornisa

vistas

vistas

DSC_0810

A eso de las 7 de la mañana, Santos, Ben, Charly, Ale y un servidor haciamos  cumbre del Huayna Potosi, a 6088 metros sobre el nivel del mar. La sensacion es indescriptible. No hay fotos ni palabras para expresar la alegria, y la emocion que recorre tu cuerpo.Nunca nada me hizo sentir igual. Estas alli,acariciando el cielo, encima de las nubes y viendo el sol en el horizonte como empapa de vida y luz todo aquello que toca. Es simplemente impresionante. Esta claro que cuanto mas dificil es conseguir algo, mas gratificante es.

Cumbre

Cumbre

DSC_0833

Toda una campeona

Toda una campeona

Mas feliz que una perdiz

Mas feliz que una perdiz

Ben, Charly y Ale...grandes compañeros

Ben, Charly y Ale…grandes compañeros

Esto era el broche de oro a un viaje que nunca olvidare. Al igual que nunca olvidare a dos grandes amigos que me llevo de aqui con los que que comparti momentos inolvidales desde el dia que los conoci. Por el barco en doble fila, por Fernanda, por la pipa de la paz, por los 24 bolivianos que me debes,por aquello que vi aquel 19 de enero y contare a vuestros amigos en un asado….por las risas y las boludeces……por  todos eso y mucho mas…..se que nos volveremos a encontrar pronto, a un lado o al atro de este charco que nos separa. Muchas gracias Ale y Daniel.

Amigos.

Amigos.

Anuncios

Potosi: Amigos en la mina

Habiendo disfrutado todo lo posible de Uyuni sigo mi rumbo hacia una ciudad minera llamada Potosi, a tan solo 3 o 4 horas de camino que hago como copiloto del chofer, sentado en un asiento que no pasaria la ITV ni hace 100 años.

Me alojo en un hostel llamado ” Koala” y ahi tengo la gran fortuna de encontrarme con un grupo de uruguay@s y argentin@s  que aunque no iniciaron su viaje juntos, ya llevaban varios dias  viajando como grupo. Rapido me acogieron como a otro mas de esa familia.

Hostel Koala

Hostel Koala

La magia de viajar reside es esto; en encontrarte gente, compartir y disfrutar de momentos que nunca se volveran a repetir. Cualquier cosa que hicieramos era divertido.Visitamos la casa de la moneda, paseamos bajo la lluvia e incluso hicimos una cena familiar con mucho vino de por medio, lo que desemboco irremediablemente en una improvisada fiesta. Las anectodas de esa noche fueron muchas; quizas para nuestro recuerdo quedara esa señora que buscaba desesperadamente a su hija al grito de “Fernanda!!!!, sin saber que la joven Fernanda andaba en la puerta del hostel con algun jovenzuelo boliviano…… (  Fernanda no esta…..fernanda se fue……!!!!).

En la Casa de la Moneda

En la Casa de la Moneda

Cena

Cena

Musica, vinos y amigos..

Musica, vinos y amigos..

DSC_0429

Potosi   se encuentra en la falda de una montaña conocida como “Cerro Rico” , llamada asi porque fue una de las minas de plata mas grandes del mundo. Todo en esta ciudad gira en torno a la mina. Uno de nuestros dias por aqui y acompañados por un guia, nos adentramos en el corazon de la tierra para poder ver de primera mano como es la vida de un minero boliviano.

 Cerro Rico

Cerro Rico

Antes de hacerlo paramos en una tienda donde comprar algunos utiles para ofrecerselos a los mineros. Lo normal……un poco de dinamita, unos detonadores, hoja de coca, tabaco y alcohol 96 , que aqui no se usa para las heridas sino para beber.  Si alguna vez te quejas por tus condiciones laborables, te recomiendo darte un paseo por la mina. Desconozco como es el dia a dia en una mina europea, pero lo que vi en bolivia me parecio bastante duro.

La botica del minero: Dinamita, detonadores, alcohol

La botica del minero: Dinamita, detonadores, alcohol

Hoja de Coca

Hoja de Coca

El grupo

El grupo

DSC_0480

Se supone que hay una edad minima para empezar a trabajar como minero, pero creo que en muchos casos no se respeta. Pasas toda la jornada encerrado en el interior de una montaña con la unica luz de tu lampara , respirando polvo y todo tipos toxicos. Mascas coca , fumas y bebes alcohol 96 mientras a golpe de martillo y cincel rascas la tierra para encontrar el preciado metal.

La entrada a la mina

La entrada a la mina

DSC_0499

Es impresionante comprobar que el cerro esta completamente  lleno de  tuneles interiores, galerias y distintos niveles. Si al principio  la galeria principal te ofrece bastante espacio tanto para estar de pie y  caminar , a medida que te adentras y tomas alguna de las innumerables ramas, ese espacio se va reduciendo hasta tener que caminar en cuclillas…nada apto para claustrofificos.DSC_0523

Martillo y cincel

Martillo y cincel

DSC_0541

La experiencia en la mina no dejo indefernte a nadie.

Solo me falta agradecer a Lucia, Adri, Fernanda, Gonzalo, Daniel y Ale….. por estos dias tan emocionantes, intensos y divertidos.

La familia

La familia


De la Paz al Salar de Uyuni

Dejando atras la tranquilidad y la calma del Titicaca emprendo rumbo a La Paz. Nada empezo bien en la gran ciudad. Ademas del ruido, de los coches y de la multitud de gente, habia que añadir que mi mochila, la cual viajo en el techo del bus y que teoricamente iba bien cubierta por unas lonas, acabo chorreando al igual que todo su contenido, es decir, toda mi ropa. Ademas, no me fue facil encontrar  un lugar libre donde dormir, lo que me hizo patear cargado como un mulo, por esta ciudad, situada a 3650 msnm .

Vistas de La Paz

Vistas de La Paz

Lo que mal empieza no tiene por que acabar mal. De hecho, acabe hospedandome en “Wild Rover” y ahi conoci a Daniel, un chico mitad cubano mitad holandes y 100% personaje, con el que comparti los siguientes dias de viaje. Juntos nos aventuramos a hacer en bici la ruta conocida como “Dead Road” o carretera de la muerte denominada asi por los numerosos accidentes que ocurrian cuando ese camino era la via principal. Ahora, por suerte, son solo los ciclistas  y escasos vehiculos  quienes lo transitan y el numero de bajas ha disminuido mucho.

Equipados en el Dead Road

Equipados en el Dead Road

Una furgoneta te lleva hasta el inicio a 4700msnm. Desde ahi, un descenso de varias horas por un camino de tierra, lo suficientemente  ancho si vas en bici, y bastante estrecho si vas en coche, te lleva hasta los 1200 msnm. Cuando estas ahi entienedes el porqué de llamarse “Dead Road”; y es que en casi todo el trayecto, al costado del camino solo ves un enorme barranco.

Curvas peligrosas

Curvas peligrosas

DSC_0803b

De la Paz tome rumbo a Uyuni , uno de los lugares mas visitados de toda Bolivia. La travesia la hice en bus durante toda una noche de baches y frenazos. No voy solo, Daniel, el holandes, se convirtio en mi compañero de viaje durante unos dias. Hablar de Uyuni es hablar del salar mas grande de la tierra ( 12.000 km). Existen numerosas agencias en las que puedes contratar un 4×4 con su correspondiente guia y adentrarte durante algunos dias tanto en el salar , en el desierto de Siloli , e incluso llegar a la frontera con Chile.

El primer dia , antes de entrar en el salar, visitas un cementerio de trenes, donde todas las fotos que echas te parecen pocas.tren1

DSC_0846DSC_0842b

DSC_0861b

Asi es la vida

Asi es la vida

Al entrar en el salar te das cuenta de la inmensidad del lugar. Es un desierto salado y  blanco donde el horizonte se hace infinito. Es algo inimaginable.  En  medio, tras recorrer bastantes km a bordo del 4×4 llegas a la isla Incahuasi, donde lo mas peculiar son sus cactus gigantes.

Salar de uyuni

Salar de uyuni

Sal

Sal

Un cubano -holandes y un español en el salar

Un cubano -holandes y un español en el salar

Evolucion

Evolucion

Isla

Isla

Cactus gigante

Cactus gigante

Dejando el salar atras, llegamos a un sitio para pernoctar, alejado de todo pero  donde no nos falto ningun lujo como el agua caliente.

En los dias siguientes tomas direccion sur, descendiendo por desiertos de piedras, arbustos y  arenas rojizas.En todo momento estas rodeado de enormes volcanes, cuyas cumbres, algunas superando los 6000m, estan cubiertas de nieve. Se suceden las lagunas a tu paso, algunas de ellas de colores fascinantes dependiendo del tipo de roca.  Quizas si me vendaran los ojos, me trajesen hasta aqui y me dejasen contemplar estos paisajes, podria pensar que estoy en otro planeta.DSC_1079

Paisajes lunares

Paisajes lunares

DSC_0034

DSC_1176

laguna1

DSC_0077

DSC_0182

DSC_0046

El ultimo dia llegamos hasta la frontera con Chile, donde nos separabamos Daniel y yo. Continuamos de vuelta a Uyuni parandonos en un lugar precioso llamado Laguna ” Turkiri”  cuyo reflejo te llegaba a confundir sobre el principio y el final del cielo.

Frontera

Frontera

Entre el cielo y la tierra

Entre el cielo y la tierra

De vuelta a la ciudad aun tenia una espinita clavada. En los dias anteriores habia llovido, lo que significaba que el salar tendria una capa de agua que le daria un aspecto muy diferente a como yo lo habia visto. Tras pasar la noche en el pueblo, me dispuse a volver al desierto salado pero esta vez en solitario y en bici.  33km de camino de polvo,tierra, y baches me separaban de mi objetivo. En el  trayecto, los numerosos 4×4,cargados de turistas, me  adelantaban  a alta velocidad sin consideracion alguna por la polvareda que levantaban.DSC_0304

bici1

A parte de los vehiculos, con las unicas criaturas que me cruce fue con grupos de llamas y vicuñas.

Trafico

Trafico

El esfuerzo a tal aventura solo fue comparable al premio recibido. Estabamos solos la bici y yo en el salar. Iba donde queria.  Explorabamos el horizonte sin perder de vista las montañas que me servian de referencia. La sensacion era de pura libertad.  Senti una explosion de euforia en aquel momento.

DSC_0371b

DSC_0351b

Extasis

Extasis

Pero aun quedaba volver.


Bienvenidos a Bolivia. Lago Titicaca

Aun con la resaca de bienvenida  de 2013, el dia 1 por la noche tomamos rumbo a Copacabana, pueblecito boliviano a orillas del lago Titicaca. Este lugar es un lugar de paso, donde  aprovisionarse antes de ir a la Isla del Sol. Era nuestro ultimo dia de viaje juntos ya que Dani tomaba un avion de vuelta a España dos dias despues desde Santa Cruz, asi que esa noche nos pegamos un buen  homenaje  en forma de cena….Y que cena!!!!! El plato principal fue, como no podia ser de otra manera estando donde estabamos…..trucha, que junto a la botella de vino tinto  y el calor de la chimenea que nos arropaba , fue el broche de oro a nuestro viaje juntos.

La ultima cena

La ultima cena

La ultima noche

La ultima noche

Al dia siguiente tocaba lo mas feo:despedirse. Si ya es dificil hacerlo con gente con la que te cruzas y compartes varios dias, decir adios al que ha sido tu compañero en todas las batallas los ultimos tres meses, no es nada facil.A ninguno de los dos nos gustan las  despedidas y eso se nota en el abrazo sincero pero rapido que nos damos. Nos deseamos suerte y cada uno toma una direccion.

Me voy a la Isla del Sol, donde llego en barco tras una hora y media de trayecto. Me instalo en el sur de la isla, en un hostel llamado InkaPacha ( 30 bolivianos) regentado por una pareja de indigenas encantadores. Los dias aqui son muy tranquilos; el tiempo se diluye paseando, contemplando el lago con la cordillera andina de fondo, tocando la guitarra, escribiendo o charlando con los otros mochileros que te vas cruzando.

Hostel Inkapacha

Hostel Inkapacha

DSC_0555b

tiicaca con los andes al fondo

tiicaca con los andes al fondo

Aqui he tenido la suerte de conocer a Sara y a Andrea, dos madrileñas que habiendo terminado sus estudios en Argentina, andaban descubriendo tierras bolivianas. Juntos hemos salido a descubrir esta isla encantada, recorriendola por completo, lo cual se hace muy bien en una jornada, ya que es muy pequeñita. El oeste de la isla es muy arido, lo que contrasta con lo verde y vivo del este, donde habitan las distintas comunidades. Me encanta este lugar. Es muy autentico. La gente vive de la agricultura y del pastoreo, por lo que puedes ver infinidad de burros, cerditos y llamas.

Agricultores

Agricultores

Con Sara y Andrea

Con Sara y Andrea

Ai que te como!!!

Ai que te como!!!

DSC_0581b

Pero sin duda alguna, nuestro sitio lo encontramos en el norte, en una pequeña playita: agua cristalina, arena blanca,un sol esplendido, enormes nubes en el lejano horizonte y nuestra sola presencia. Aun estando a casi 4000 metros de altura, la temperatura era buena, tanto era asi, que acabamos dandonos unos baños en las gelidas aguas del Titicaca.

Paraiso

Paraiso

Chapuzon

Chapuzon

DSC_0631b

Madrileñas en el Titikaka

Madrileñas en el Titikaka

DSC_0671b

Fueron unos dias fantasticos por lo hermoso del lugar y por la gente con la que lo comparti.

DSC_0724b

DSC_0747b