Archivo de la categoría: America del sur

Acariciando el cielo: Huayna Potosi.

A menos de 10 dias para mi vuelta a España, la idea era continuar hacia Sucre, de ahi a Samaipata para hacer la ruta del Ché y terminar en Santa Cruz, donde tomaria el avion de retorno a casa. Pero escasas horas antes de  tomar ese rumbo ( el logico), decido seguir a la “familia” y agarramos un bus que nos llevaria  a la ciudad de la Paz. El porqué de estar de nuevo aqui es sencillo; ya desde el comienzo del viaje traia conmigo una espina clavada en forma de alta montaña. En ecuador, Dani y yo estuvimos a punto de subir el Volcan Cotopaxi (5943m) , trek que suspendimos por falta de aclimatacion e  influenciados negativamente por un accidente que sucedio en los dias previos en un volcan cercano. En Arequipa, fue el Misti(5822m) la montaña que me quede con  ganas de ascender, ya que la temporada no era la idonea. Ya en mi primera parada en la Paz me interese mucho por subir un pico de la cordillera real llamado Huayna Potosi, pero la falta de un compañero de batallas y el mal tiempo acabaron con mis ilusiones. Pero ahora tenia dos boludos interesados en el ascenso: Dani y Alejandra-Ale- ( los argentinos) asi que merecia la pena volver a la Paz  y tentar a la suerte de la climatologia.

Contratamos todo en Adolfo Andino, uno de las muchas agencias de la Paz dedicadas al deporte de aventura. El nos proporciona  el material de alpinismo y a Santos, nuestro guia. La expedicion tambien la forman Ben ( aleman) , Charly ( frances) y Jose, el segundo guia.

Juntos emprendemos en una camioneta el camino hasta el campamento base, a no mas de una hora de la Paz. No muy de lejos de dicho campamento, a unos 45 minutos a pie, llegamos al glaciar donde hacemos una toma de contacto con todo el material; somos novatos en el uso de piolets, crampones etc….asi que esta practica nos sera muy util  para ir con mayor seguridad en los dias siguientes. En el refugio hace bastante frio asi que tras una buena cena tempranera y de apurar el tiempo cerca pequeña estufa, nos metemos completamente vestidos y con gorro incluido dentro de los sacos.

Entrenando

Entrenando

DSC_0591

El gran Daniel

El gran Daniel

Campo 1

Campo 1

Frio??? que va...

Frio??? que va…

A la mañana siguiente empezaba lo bueno. Habia que subir hasta el Campo 2. En este tramo, en el que aun no hay nieve, debemos cargar todo el material sobre nuestras espaldas: botas, crampones, piolets, saco,agua…etc.. , en total unos 15 kg. La primera parte es  casi un paseo,pero el ultimo tramo, que transcurre por un camino muy empinado lleno de piedras, requiere de mucha atencion a la hora de posar tus pies, y  de  toda la energia que no usaste en la primera parte. Tras poco mas de dos horas, ya estabamos en el Campo 2 ( Rock Camp), a 5130 msnm. Aqui hace aun mas frio y se va notando poco a poco los efectos adversos de la altitud.

Preparados para salir del Campo 1

Preparados para salir del Campo 1

Venga "pa´rriba"

Venga “pa´rriba”

DSC_0636

Merecido descanso

Merecido descanso

DSC_0645

DSC_0669

Las paredes del refugio estan llenas de firmas e inscripciones de muchos de los montañeros que por aqui pasan. La que mas me llamo la atencion era una que decia: “Cerca de la cima existen muchas excusas para retroceder, pero solo una para continuar”.DSC_0672

Rock Camp-5130 m

Rock Camp-5130 m

DSC_0650

El buen rollo nos duraria poco y es que al cabo de unas horas, una fuerte ventisca azoto la zona. No paraba de nevar y el viento se hacia cada vez mas violento. Lo que unos minutos antes eran solo piedras, minutos despues era una capa de nieve. La estampa era muy bonita, pero si las condiciones no cambiaban rapido, nos seria imposible abordar la cima, lo cual estaba previsto comenzar aquella misma noche. Era un riesgo que conociamos. Es la temporada mas inestable, donde las nubes, las precipitaciones y la falta de visibilidad son muy habituales. La suerte se alio con nosotros, y el temporal fue remitiendo. Eso provoco una alegria inmensa en el grupo, que veia de nuevo la posibilidad de poder subir.

Minutos antes.....

Minutos antes…..

...minutos despues...

…minutos despues…

Alegria Post-ventisca

Alegria Post-ventisca

A las 5 de la tarde es la hora de irse a dormir. Pegar ojo es algo imposible para mi a esta altitud. No tengo ningun sintoma de mal de altura como puede ser cansancio, mareos,,etc…, pero conciliar el sueño se me hace casi imposible por encima de los 4000 msnm.  Si al problema de la altura le añades el nervisismo, el ansia por querer empezar el ascenso, el frio y el ruido del viento, el resultado es no dormir. Asi que a las 12 de la noche me ponia en  pie ( los ojos llevaban rato abiertos) y me apresuraba, cual niño que quiere ver los regalos que le ha dejado Papa Noel, a ver las condiciones del tiempo. Y ahi estaba nuestro regalo: un cielo azul intenso donde no habia un solo hueco para otra estrella y una leve brisa que parecia acariciarte y darte las “buenas noches”. Era la noche perfecta para subir el Huayna.

Si todo iba bien, nos esperaban unas 7 horas  de ascenso hasta la cumbre. No tardamos en colocarnos todo el equipo: ropa de nieve ultra-retro, gorro, botas, crampones, piolets, lampara frontal y una pequeña mochila con algo de agua, hojas de coca y barritas de chocolate.

Preparados para subir

Preparados para subir

Nos organizamos en dos grupos. Por un lado estan Ale, Daniel y Jose ( el otro guia) y en la otra cuerda vamos Ben, Charly, Santos (guia) y yo.  Es completamente de noche y lo unico que ves es lo que te permite la luz de tu frontal. La primera pala que habia que subir era bastante inclinada. La nieve caida el dia anterior hacia que te hundieras hasta los tobillos, sobre todo Santos que era el que iba abriendo la via, lo cual era agotador. Apenas levantas la mirada mientras caminas, siguiendo un paso lento pero constante.Nadie habla y solo escuchas los pasos sobre la nieve y tu propia respiracion agitada.Yo iba justo detras de Santos e intentaba no seguir su ritmo profesional porque sabia que si lo intentaba, acabaria destrozado en poco tiempo.DSC_0777

Cuando haciamos una pausa para beber agua, apagabamos por unos instantes las luces y contemplabamos el cielo estrellado. Era una vista espectacular que te ayudaba a reponer energias. Al cabo de unas horas de caminata, y paradojicamente en una zona conocida como “Campamento Argentino”, Daniel no pudo soportar el soroche ( mal de altura). Su cara hablaba por si sola. Estaba muy mareado,sin fuerzas y con ganas de vomitar. Tuvo que volverse con uno de los guias  al campo 2. Ale pasaba a estar encordada con nosotros.

Sobre un manto de nieve y bajo un mar de estrellas

Sobre un manto de nieve y bajo un mar de estrellas

A medida que subias el esfuerzo era mayor. LLegamos a un punto donde habia que escalar en hielo por una pared casi vertical. A la dificultad que eso conlleva para unos novatos habia que añadirle el factor noche que te impedia saber exactamente cuantos metros tenias que subir.No fueron mas de 15 metros de escalada y, aunque no fue facil, todos lo logramos.

Pared

Pared

Pasado ese tramo complicado, nos encontrabamos ya a 5700 msnm.  Intentabamos hacer el minimo de paradas posibles porque nos hacian perder el ritmo y nos agotaba aun mas. Mascabamos hoja de coca  y bebiamos agua aun sin tener sed para evitar el soroche.

Mi mayor temor en esta aventura era que el mal de altura me afectase y me impidise subir . A los 5800, viendo que no tenia sintoma adversos, me llene de confianza. Sabia que lo iba a conseguir porque me notaba con fuerzas.Lejos de estar mareado o cansado, me sentia fuerte, tanto incluso, que por momentos hice la subida cantandole alguna cancion a la Ale y animando al personal; el mal de altura en mi caso fue “mal de locura”. Remarcar el coraje de nuestra compañera , que por momentos se tambaleaba de cansancio pero que no dejaba de mirar hacia arriba y de pensar en llegar a la cumbre.

Empezaba a amanecer y lo que antes era oscuridad ahora se convertia en un paisaje precioso. Ahora podias apreciar donde estabas realmente.

amaneciendo

amaneciendo

DSC_0799

Dura subida

Dura subida

El ultimo tramo del ascenso se hace por una cornisa, a traves de un camino estrecho que colinda a ambos lados con el abismo. Quizas es la parte mas bonita, pero tambien una de las mas peligrosas. Cualquier despiste o traspies se puede pagar caro.

La cornisa

La cornisa

vistas

vistas

DSC_0810

A eso de las 7 de la mañana, Santos, Ben, Charly, Ale y un servidor haciamos  cumbre del Huayna Potosi, a 6088 metros sobre el nivel del mar. La sensacion es indescriptible. No hay fotos ni palabras para expresar la alegria, y la emocion que recorre tu cuerpo.Nunca nada me hizo sentir igual. Estas alli,acariciando el cielo, encima de las nubes y viendo el sol en el horizonte como empapa de vida y luz todo aquello que toca. Es simplemente impresionante. Esta claro que cuanto mas dificil es conseguir algo, mas gratificante es.

Cumbre

Cumbre

DSC_0833

Toda una campeona

Toda una campeona

Mas feliz que una perdiz

Mas feliz que una perdiz

Ben, Charly y Ale...grandes compañeros

Ben, Charly y Ale…grandes compañeros

Esto era el broche de oro a un viaje que nunca olvidare. Al igual que nunca olvidare a dos grandes amigos que me llevo de aqui con los que que comparti momentos inolvidales desde el dia que los conoci. Por el barco en doble fila, por Fernanda, por la pipa de la paz, por los 24 bolivianos que me debes,por aquello que vi aquel 19 de enero y contare a vuestros amigos en un asado….por las risas y las boludeces……por  todos eso y mucho mas…..se que nos volveremos a encontrar pronto, a un lado o al atro de este charco que nos separa. Muchas gracias Ale y Daniel.

Amigos.

Amigos.

Anuncios

De la Paz al Salar de Uyuni

Dejando atras la tranquilidad y la calma del Titicaca emprendo rumbo a La Paz. Nada empezo bien en la gran ciudad. Ademas del ruido, de los coches y de la multitud de gente, habia que añadir que mi mochila, la cual viajo en el techo del bus y que teoricamente iba bien cubierta por unas lonas, acabo chorreando al igual que todo su contenido, es decir, toda mi ropa. Ademas, no me fue facil encontrar  un lugar libre donde dormir, lo que me hizo patear cargado como un mulo, por esta ciudad, situada a 3650 msnm .

Vistas de La Paz

Vistas de La Paz

Lo que mal empieza no tiene por que acabar mal. De hecho, acabe hospedandome en “Wild Rover” y ahi conoci a Daniel, un chico mitad cubano mitad holandes y 100% personaje, con el que comparti los siguientes dias de viaje. Juntos nos aventuramos a hacer en bici la ruta conocida como “Dead Road” o carretera de la muerte denominada asi por los numerosos accidentes que ocurrian cuando ese camino era la via principal. Ahora, por suerte, son solo los ciclistas  y escasos vehiculos  quienes lo transitan y el numero de bajas ha disminuido mucho.

Equipados en el Dead Road

Equipados en el Dead Road

Una furgoneta te lleva hasta el inicio a 4700msnm. Desde ahi, un descenso de varias horas por un camino de tierra, lo suficientemente  ancho si vas en bici, y bastante estrecho si vas en coche, te lleva hasta los 1200 msnm. Cuando estas ahi entienedes el porqué de llamarse “Dead Road”; y es que en casi todo el trayecto, al costado del camino solo ves un enorme barranco.

Curvas peligrosas

Curvas peligrosas

DSC_0803b

De la Paz tome rumbo a Uyuni , uno de los lugares mas visitados de toda Bolivia. La travesia la hice en bus durante toda una noche de baches y frenazos. No voy solo, Daniel, el holandes, se convirtio en mi compañero de viaje durante unos dias. Hablar de Uyuni es hablar del salar mas grande de la tierra ( 12.000 km). Existen numerosas agencias en las que puedes contratar un 4×4 con su correspondiente guia y adentrarte durante algunos dias tanto en el salar , en el desierto de Siloli , e incluso llegar a la frontera con Chile.

El primer dia , antes de entrar en el salar, visitas un cementerio de trenes, donde todas las fotos que echas te parecen pocas.tren1

DSC_0846DSC_0842b

DSC_0861b

Asi es la vida

Asi es la vida

Al entrar en el salar te das cuenta de la inmensidad del lugar. Es un desierto salado y  blanco donde el horizonte se hace infinito. Es algo inimaginable.  En  medio, tras recorrer bastantes km a bordo del 4×4 llegas a la isla Incahuasi, donde lo mas peculiar son sus cactus gigantes.

Salar de uyuni

Salar de uyuni

Sal

Sal

Un cubano -holandes y un español en el salar

Un cubano -holandes y un español en el salar

Evolucion

Evolucion

Isla

Isla

Cactus gigante

Cactus gigante

Dejando el salar atras, llegamos a un sitio para pernoctar, alejado de todo pero  donde no nos falto ningun lujo como el agua caliente.

En los dias siguientes tomas direccion sur, descendiendo por desiertos de piedras, arbustos y  arenas rojizas.En todo momento estas rodeado de enormes volcanes, cuyas cumbres, algunas superando los 6000m, estan cubiertas de nieve. Se suceden las lagunas a tu paso, algunas de ellas de colores fascinantes dependiendo del tipo de roca.  Quizas si me vendaran los ojos, me trajesen hasta aqui y me dejasen contemplar estos paisajes, podria pensar que estoy en otro planeta.DSC_1079

Paisajes lunares

Paisajes lunares

DSC_0034

DSC_1176

laguna1

DSC_0077

DSC_0182

DSC_0046

El ultimo dia llegamos hasta la frontera con Chile, donde nos separabamos Daniel y yo. Continuamos de vuelta a Uyuni parandonos en un lugar precioso llamado Laguna ” Turkiri”  cuyo reflejo te llegaba a confundir sobre el principio y el final del cielo.

Frontera

Frontera

Entre el cielo y la tierra

Entre el cielo y la tierra

De vuelta a la ciudad aun tenia una espinita clavada. En los dias anteriores habia llovido, lo que significaba que el salar tendria una capa de agua que le daria un aspecto muy diferente a como yo lo habia visto. Tras pasar la noche en el pueblo, me dispuse a volver al desierto salado pero esta vez en solitario y en bici.  33km de camino de polvo,tierra, y baches me separaban de mi objetivo. En el  trayecto, los numerosos 4×4,cargados de turistas, me  adelantaban  a alta velocidad sin consideracion alguna por la polvareda que levantaban.DSC_0304

bici1

A parte de los vehiculos, con las unicas criaturas que me cruce fue con grupos de llamas y vicuñas.

Trafico

Trafico

El esfuerzo a tal aventura solo fue comparable al premio recibido. Estabamos solos la bici y yo en el salar. Iba donde queria.  Explorabamos el horizonte sin perder de vista las montañas que me servian de referencia. La sensacion era de pura libertad.  Senti una explosion de euforia en aquel momento.

DSC_0371b

DSC_0351b

Extasis

Extasis

Pero aun quedaba volver.


Bienvenidos a Bolivia. Lago Titicaca

Aun con la resaca de bienvenida  de 2013, el dia 1 por la noche tomamos rumbo a Copacabana, pueblecito boliviano a orillas del lago Titicaca. Este lugar es un lugar de paso, donde  aprovisionarse antes de ir a la Isla del Sol. Era nuestro ultimo dia de viaje juntos ya que Dani tomaba un avion de vuelta a España dos dias despues desde Santa Cruz, asi que esa noche nos pegamos un buen  homenaje  en forma de cena….Y que cena!!!!! El plato principal fue, como no podia ser de otra manera estando donde estabamos…..trucha, que junto a la botella de vino tinto  y el calor de la chimenea que nos arropaba , fue el broche de oro a nuestro viaje juntos.

La ultima cena

La ultima cena

La ultima noche

La ultima noche

Al dia siguiente tocaba lo mas feo:despedirse. Si ya es dificil hacerlo con gente con la que te cruzas y compartes varios dias, decir adios al que ha sido tu compañero en todas las batallas los ultimos tres meses, no es nada facil.A ninguno de los dos nos gustan las  despedidas y eso se nota en el abrazo sincero pero rapido que nos damos. Nos deseamos suerte y cada uno toma una direccion.

Me voy a la Isla del Sol, donde llego en barco tras una hora y media de trayecto. Me instalo en el sur de la isla, en un hostel llamado InkaPacha ( 30 bolivianos) regentado por una pareja de indigenas encantadores. Los dias aqui son muy tranquilos; el tiempo se diluye paseando, contemplando el lago con la cordillera andina de fondo, tocando la guitarra, escribiendo o charlando con los otros mochileros que te vas cruzando.

Hostel Inkapacha

Hostel Inkapacha

DSC_0555b

tiicaca con los andes al fondo

tiicaca con los andes al fondo

Aqui he tenido la suerte de conocer a Sara y a Andrea, dos madrileñas que habiendo terminado sus estudios en Argentina, andaban descubriendo tierras bolivianas. Juntos hemos salido a descubrir esta isla encantada, recorriendola por completo, lo cual se hace muy bien en una jornada, ya que es muy pequeñita. El oeste de la isla es muy arido, lo que contrasta con lo verde y vivo del este, donde habitan las distintas comunidades. Me encanta este lugar. Es muy autentico. La gente vive de la agricultura y del pastoreo, por lo que puedes ver infinidad de burros, cerditos y llamas.

Agricultores

Agricultores

Con Sara y Andrea

Con Sara y Andrea

Ai que te como!!!

Ai que te como!!!

DSC_0581b

Pero sin duda alguna, nuestro sitio lo encontramos en el norte, en una pequeña playita: agua cristalina, arena blanca,un sol esplendido, enormes nubes en el lejano horizonte y nuestra sola presencia. Aun estando a casi 4000 metros de altura, la temperatura era buena, tanto era asi, que acabamos dandonos unos baños en las gelidas aguas del Titicaca.

Paraiso

Paraiso

Chapuzon

Chapuzon

DSC_0631b

Madrileñas en el Titikaka

Madrileñas en el Titikaka

DSC_0671b

Fueron unos dias fantasticos por lo hermoso del lugar y por la gente con la que lo comparti.

DSC_0724b

DSC_0747b


Arequipa. Cañon del Colca

Despues de una semana frenetica en la que tres noches  las hicimos durmiendo en distintos autobuses y en la que pasamos del norte al sur del pais, llegamos a Arequipa ( 2335msnm).

Conocida como la Ciudad Blanca por el tipo de piedra usada en sus construcciones, Arequipa es la seguanda mayor urbe del pais. Su arquitectura delata la herencia colonial llena de iglesias,patios, suelos adoquinados….DSC_0466b

Nosotros nos hospedamos en un hostel llamado “Wid Rover”, caracterizado por su buen ambiente y por sus fiestas casi diarias.

Arequipa posee uno de los mercados mas grandes y mejor organizados que hasta ahora he visto en el viaje. Su gran variedad gastronomica pasa por el delicioso caldo de gallina, el rocoto relleno con pastel de papa o la sabrosa carne de alpaca entre otros.

Mercado de Arequipa

Mercado de Arequipa

Aqui hemos vuelto a coincidir con Monique,una amiga canadiense con la que ya viajamos unos dias por ecuador y que se une a nosotros en esta parte del viaje.

Tras pasar el fin de semana en la ciudad, nos preparamos para la aventura: nos vamos al cañon del colca. Desde Arequipa tomamos un bus destino a Cabanaconde (5 horas de trayecto +o-). El camino esta lleno de laderas frias  donde pastan llamas y alpacas siempre escoltadas por cadenas montañosas cuyas cumbres lucen un manto de nieve.

Camino de Cabanaconde

Camino de Cabanaconde

Cabanaconde (3280msnm) se situa en la parte alta del cañon y supone nuestro punto de partida del trek. Por lo general, las agencias que hacen tours turisticos por aqui eligen las rutas del sur. Nosotros, fieles a nuestra idea de hacer todo por libre, optamos por tomar otros caminos menos frecuentados, lo que nos lleva al otro extremo del cañon.

Con las mochilas cargadas y con viveres suficintes para los siguientes dias, nos adentramos a descubrir el Colca.

La primera jornada comenzo con clima adverso.En la primera parte del camino la niebla no nos dejaba ver mas de escasos metros en adelante lo cual nos inquiteba por la supuesta adversidad del terreno que aun no llegabamos a contemplar. Por suerte las nubes se disiparon y pudimos hacer el descenso del cañon con mas tranquilidad y disfrutando de lo majestuoso de este lugar. Casi 4 horas nos llevaron al fondo del valle, donde transcurre el rio que da nombre a este lugar. Alli se nos unio “Ruco”, como asi bautizamos a este perro que nos acompañaria durante el resto de nuestra aventura.

Niebla

Niebla

DSC_0513

Almuerzo

Almuerzo

DSC_0532

Rio Colca

Monique y Ruco

Monique y Ruco

Una hora despues llegabamos a Paclla, concretamente a un lugar llamado Llahuar. Hasta ese momento no nos habiamos cruzado con nadie. Aqui apenas hay 4 casas. Una de ellas sirve de hospedaje a los caminantes que aqui llegan. El lugar, situado junto al rio, posee una pequeña alberca de agua termal a una temperatura mas templada que caliente. El dueño de la casa nos prepara tanto la cena como el desayuno, del cual disfrutamos en la terraza ante unas vistas envidiables.

DSC_0552

Llahuar

Llahuar

"Preocupao" en la alberca

“Preocupao” en la alberca

DSC_0591DSC_0597

"Monopolio"

“Monopolio”

La segunda jornada era en ascenso. Habia que subir hasta una de las comunidades mas altas del cañon: Fure. Fueron mas de 4 horas de subida que no se hicieron muy duras, debido a lo hermoso del camino, en el cual nos cruzamos con algunas campesinas que, acompañadas por sus burros de carga, iban en busca de viveres al pueblo mas cercano ( a mas de 9 km). Describir Fure con fotos o palabras  no es posible. Tiene una magia y una energia que para comprender has de llegar alli. Esta situado a unos 300om y su poblacion no sobrepasa los 60 habitantes. Esta rodeoado por enormes cumbres, rios y cascadas  cuya agua emergue del interior de la tierra.

Ascenso a Fure

Ascenso a Fure

DSC_0684

Gente

Gente

DSC_0720

En el camino

En el camino

DSC_0855

Una señora tiene habititado un hospedaje tan humilde como encantador, situado en un balcon natural, donde mires a donde mires quedas perplejo por lo bonito y autentico. A la belleza del lugar se une la emocion de estar solos, sin ningun turista y alejados de todo. Es espectacular.

Nuestro hogar en Fure

Nuestro hogar en Fure

DSC_0754

DSC_0781

niñahortaliza

Mate

Mate

DSC_0847

niña1

Miradas

Miradas

En familia

En familia

Al dia siguiente continuamos la ruta, esta vez en descenso hasta lo mas profundo del cañon, donde un lugar llamado Sangelle nos aguarda en forma de oasis. La paz, la tranquilidad y la noche estrellada nos sirvio de merecido descanso para que , tras unas horas de sueño, emprendiesemos el ascenso hasta el que fue nuestro punto de partida y nuestro punto final en el Colca: Cabanaconde.

Sanguelle

Sanguelle

Fin del trek

Fin del trek

Volando voy

Volando voy


Salida de la selva via Tarapoto

Atracamos a primera hora de la mañana en el pueblo de Yurimaguas. Tras unas semanas incomunicados, lo primero que hacemos es dirigirnos a un ciber para obtener algo de información hacia nuestro próximo destino y por qué no decirlo, a cotillear un poco el Facebook.

Sin mucho más que aportarnos el término de Yurimaguas, el trayecto hasta Tarapoto es de unas 2 horas en Minivan y en este caso tenemos buena recomendación de un alojamiento gracias al “Malaguita” amigo de Charly: Albergue el Achual.


Nuestro hogar

Nuestro hogar

Con la bienvenida de Moisés, arrendador del complejo, nos instalamos en nuestra nueva habitación  y durante el resto del día nos relajamos después de unos trayectos algo estresados. Así que, indagamos sobre cualquier tipo de actividad para realizar durante los días que estaríamos allí alojados.

Moisés, gran anfitrión

Moisés, gran anfitrión

Tarapoto ofrece un turismo de aventura con hermosos paisajes e impresionantes cataratas, además se caracteriza por su variedad en comidas típicas y tragos exóticos.

Con el mapa en mano nos disponemos a visitar los lugares típicos de la zona, el más cercano y de fácil acceso, a tan sólo 20 minutos de la ciudad, se encuentra la  “Catarata de Ahuashiyacu” con una caída de unos 35 metros de altura es la más turística del lugar.

Salto al agua

Salto al agua

El resto del día lo aprovechamos para degustar los innumerables sitios con los que cuenta Tarapoto dedicados a la hostelería. La alimentación durante nuestra estancia aquí ha sido digna de mencionar debido a su gran calidad y precios a la baja. Hemos podido saborear platos típicos como el tacacho con cecina y chorizo, la patarashca, los caldos de gallina… etc, etc.

Así mismo aprovechando las fechas en las que nos encontrábamos, hicimos nuestra particular “Cena de Empresa” en un restaurante al que éramos asiduos y con una parrillada de carne, de la cual no dejamos ni los huesos!

Cena para 2

Cena para 2

En los días siguientes continuamos con nuestro plan marcado de conocer todos los rincones de la selva baja que contiene esta población a orillas del río Shilcayo. La siguiente ruta que emprendimos transcurre por el Alto de Shilcayo dirección a las cataratas de “Vestido de novia” y “Tamushal”. Anduvimos unas 3 horas por un sendero lleno de vegetación espesa, si bien, hay momentos en los que el camino atraviesa el río por troncos en forma de puente o piedras, algunas de ellas muy resbaladizas.

En este período nos encontramos con una cabaña habitada por “Orlando”, una especie de Ace Ventura que se encarga de la preservación de la flora y fauna y la reinserción de especies silvestres.

Charly Ventura

Charly Ventura

Después de un rato charlando con Orlando y fotografiándonos con cualquier animal que se nos acercaba, llegamos a nuestro destino acompañado de una especie de roedor , el cual se sabía el recorrido bastante mejor que nosotros.

Charly y el Cohatí

Charly y el Cohatí

“Vestidos” de novia

“Vestidos” de novia

Almuerzo en Tamushal

Almuerzo en Tamushal

Otro de los días nos desplazamos hasta una localidad cercana llamada “Lamas” con la intención de hacer un trekking hacia otra catarata (en este caso fue la que menos nos gustó)
y también conocer el barrio nativo de Wayku considerado como el principal poblado étnico de Quechua, donde su principal particularidad son sus casas construidas de barro.

Castillo de Lamas

Castillo de Lamas

Cascada Chapawanki

Cascada Chapawanki

Mujer  indigena de Wayku

Mujer indigena de Wayku

Con unos cuantos de trekking entre pecho/espalda, y alimentados a base de bien; llegados al fin de semana sólo nos faltaba conocer la vida nocturna de Tarapoto de la cual teníamos buenos informes. Por si fuese poco en nuestro Albergue vivía “Miguel” un prototipo de macho ibérico español, pero en Perú, quien nos acompañó en cada una de nuestras salidas como gran valedor de la zona.

Miguel “Travolta”

Miguel “Travolta”

El sitio por excelencia fue la Discoteca Anaconda, amplio lugar y en su mayoría de nativos, con lo cual nuestro cartel de gringos era más que evidente. Eso no fue demasiado problema para integrarnos rápidamente y más aún si te has bebido minutos antes una botella titulada RC (rompecalzón)… Y aquí debe acabar este post!

Dani


Navegando por la nubes: Amazonas

Eran las 4 de la mañana cuando Danielo pronunciaba mi nombre con voz de ultratumba intentando despertarme. El cielo parecia romperse en cristales de lluvia que al chocar con el techo de uralita del patio interior, exageraba aun mas el ruido de la tormenta.No habia ganas de moverse pero habia que hacerlo. Debiamos tomar una mini-van que nos llevase a Nauta donde agarrariamos un barco durante 3 dias hasta Yurimaguas.

La Van demoro su salida ya que tardo en llenarse de pasajeros,lo cual nos hizo llegar a Nauta una vez que el barco habia zarpado. Eran las 6.15 de la mañana y estabamos tirados. Entonces decidimos cambiar los planes. Estabamos en un lugar idoneo desde donde adentrarnos a la Reserva Pacaya Samiria,uno de los lugares mas hermosos de la amazonia peruana.

Y asi hicimos.Pasamos el dia en Nauta averiguando y buscando la forma de ir hasta la comunidad “20 de enero”,donde podriamos encontrar un guia local para meternos en la selva.

Paseando por Nauta

Paseando por Nauta

Despues de pasar la noche alli, a las 7.30 de la mañana ya estabamos listos  en el embarcadero esperando el primer bote que saliese hacia “20 de Enero”. Hasta las 10.30 no zarpamos en el Peke-peke ( pequeña embarcacion tipica de la zona). Somos unos 6 pasajeros mas el ” capitan”. Congeniamos mucho con Juana, una señora que viajaba con su nieto Jose Luis, la cual nos hizo degustar el “Juane” un arroz mazerado y cocinado en el interior de una hoja de bijao.

Zarpando del puerto de Nauta

Zarpando del puerto de Nauta

Degustando  el Juane de Juana

Degustando el Juane de Juana

Teoricamente el trayecto era de unas 3 horas.Lo cierto es que estuvimos navegando por el rio Marañon casi 6 horas bajo un sol abrasador.

Brad Pitt venia en la embarcacion

Brad Pitt venia en la embarcacion

Dejamos el Marañon para segir surcando otro rio, este mas estrecho, manso y oscuro, que al recibir los ultimos rayos de luz parecia transformarse en un espejo del ciejo. : una delicia para la vista.

Espejo

Espejo

Era ahi cuando empezabas a sentir que estabas lejos de todo; lejos del ruido, de la civilizacion,de la gente, del bullicio, del tiempo, de las prisas… Sentias aproximarte al corazon de la Madre Tierra. Sentias  paz.

“20 de enero” es un pequeño y humilde poblado a orillas del rio.Aqui se vive con lo justo y necesario, siendo el Aguaje  ( fruto amazonico) la principal forma de subsistencia. Sus no mas de 100 habitantes son en su mayoria niños.

Comunidad "20 de enero"

Comunidad “20 de enero”

Augusto,uno de los 3 guias locales de la comunidad, al ver llegar a “dos guiris”, sale a recibirnos y nos muestra donde poder dormir. Se trata de un cobertizo de de madera y paja, cubierto en la parte superior pero abierto en los laterales. Tambien nos facilita un “colchon” del mismo color y espesor que una rodaja de queso, y una mosquitera.

Nuestro hogar

Nuestro hogar

Ya instalados, los mosquitos vienen a darnos la bienvenida. Pero nosotros, ilusos e ignorantes, pensabamos que veniamos preparados para enfrentarnos a ellos. Portando “Legins”( adquiridos para la ocasion  en lima en una tienda que cerca de llamarse OIsho, se llmaba Aisha) bajo el pantalon corto y camiseta larga, todo bien rociado en antimosquitos, pensabamos estar a salvos. Un mohon!!!! Parecera una exageracion propia de un andaluz pero los mosquitos aqui se cuentan por miles y son de ” Champions League”. Te pican a traves de los calcetines, de los leguins e incluso de la camiseta..Hasta cuando estas tumbado en la hamaca, aprovechan y te muerden a traves de ella en la zona del lomo. Es muy heavy. Nunca habia visto cosa igual.

La primera noche fue muy graciosa. Nuestro hogar esta al aire libre y con el rio a escasos 15 metros. Hicimos una cena a base de atun, tomate y pan en la que compartimos mesa ( suelo) y mantel con numerosas “kukis” . Con un zoologico por casa, la noche se presentaba movida. La primera solucion, con el fin de evitar los animales terrestres, fue dormir en la hamaca con la  la mosquitera “arremetida” por dentro, lo cual te aislaba de mosquitos y cucarachas pero que a su vez hacia el efecto “pantalon de snow”: nada entra pero tampoco nada sale. El calor asi era insoportable. Mucho rato estuvimos dando vueltas asi, cada unos de los dos intentando encontrar la tecnica correcta de colocacion de la mosquitera para que fuese lo mas comodo posible hasta que rendidos,recurrimos al “colchon” mugriento que no hacia mas que evitar el contacto directo con el suelo, pero que con el saco de dormir a modo de sabana bajera y la mosquitera bien atrapada, nos hicieron pasar una noche mucho mejor de lo que aguardabamos.

Compi de piso

Compi de piso

Primera cena

Primera cena

DSC_0774

Las mañanas empiezan despacio, respirando el aire puro y escuchando el unico ruido de la naturaleza.El desayuno lo hacemos en casa de Augusto, nustro guia, el cual nos prepara algo de arroz, huevos o pescado. Decir tambien que a Augusto Dios le doto de un gran corazon que lleno de zumo de papaya ( por no recurrir a la tan usual Horchata). Ademas de eso, su capacidad de expresion y formar frases correctas es muy reducida, con lo que junto a su bajo tono de voz, hacen casi imposible llegar a comprenderlo. ¡ Vaya cuaje que tiene el pobre!!!

Aqui en la amazonia hay agua y selva por lo que la carretera es el rio y el medio de transporte la canoa.Por ello, nuestras expediciones empiezan siempre subidos a un bote, algunos dias remando y otros ( los que vamos mas lejos) tirando de peke-peke(motorcito).

Amazonia

Amazonia

En el trayecto, y rompiendo la linea perfecta de un agua casi estancada, veias asomar delfines, algunos de ellos rosaceos.Tucanes, huacamayos,loros,garzas, prehistoricos son algunas de las muchas aves que ves y escuchas, ya que suelen ser ellas, junto con el mono aullador los mas escandalosos.

Pura selva

Pura selva

El paisaje es impresionante. Parece infinito. Navegas y navegas y siempre sigue siendo igual pero sin dejar de asombrarte a cada instante.No te cruzas absolutamente con nadie durante horas. Sientes el silencio, la armonia, la serenidad y la paz de esta maravilla del mundo.DSC_0842

Una vez en tierra te calzas la botas de agua y caminas encontrandote a tu paso arboles milenarios de mas de 50 metros de altura. Debido a la ultima creciente del rio, muchos animales terrestres murieron, por lo que no pudimos ver mucha fauna, salvo aquellos, claro esta, que convivian con nosotros en casa: arañas, tarantula madre,luciernagas, murcielagos del tamaño de “batman” , y los clasicos mosquitos y cucarachas.

Arbol gigante

Arbol gigante

DSC_0809

Nos encanta el momento de la ducha; obviamente en el rio y siempre al atardecer. Cuando te tiras al agua, unos peces pequeñitos te sorprenden con sus bocaditos, lo cual no resulta muy agradable al pensar que por estas aguas tambien habitan pirañas.

Una de las imagenes que mas me fascina es el reflejo del cielo y el  bosque sobre el rio.

Reflejos

Reflejos

Tras varios dias en “20 de enero” decidimos marchar. Nuestra intencion era llegar a Yurimaguas, para lo cual habia que tomar aquel barco que ya en su dia perdimos y que solo sale una vez al dia.

Augusto se comprometio a llevarnos a un punto medio a 30 minutos ( ja ja) donde el barco paraba y asi no tener que retroceder hasta Nauta, a 6 horas de donde nos encontrabamos.

A las 6.30 de la mañana estabamos esperando a Augusto en su casa, que mas cuajado de lo normal ,se lo tomaba con calma. A las 7.30  mas o menos, el barco debia pasar por el rio Marañon por lo que habia que apresurarse. Ya de camino, en varias ocasiones, tuvimos que darle el toque a Augusto  que parecia dormirse y perder el rumbo durante segundos. Alternaba las cabezaditas con algun cantico suave y ya caimos en la conclusion de que no era solo  sueño sino que iba “to colocao”. La noche anterior le habiamos pagado sus honorarios, y claro, la noche del cobro es la noche del cobro en todos los lugares del mundo.

El Cuaje Augusto, to colocao

El Cuaje Augusto, to colocao

El caso es que llevabamos una hora en el bote y no llegabamos a ningun sitio coherente como para que un barco tan grande como el que debiamos tomar, pudiese atracar. Paro en un sitio, donde solo habia 4 mujeres lavando la ropa. No habia rastro de embarcadero ni puerto: solo arena. Pero el decia que el ferry paraba ahi, lo cual, ademas de ilogico, era negado por la señoras que ahi estaban. El seguia en sus trece. A todo esto, hay que sumarle  que el motor estaba parado y la corriente empezaba a arrastrarnos en sentido contrario. Augusto no era capaz de arrancarlo y cuando intentaba hacerlo con la torpeza tipica del que va bien “mamao” a punto estaba de caerse al rio y de volcar el bote.. Era surreal. Estabamos en mitad del amazonas, perdidos, sin rumbo y a expensas de un borracho que llevaba el timon. Pasamos un rato de tension porque veiamos que ibamos a perder el barco y nos quedariamos tirados en medio de la nada. Al final, nos dejo mas adelante, en un poblado donde no vivian mas de  3 familias que nos aseguraban, ante nuestro asombro, que el ferry se detenia ahi. Y asi fue. Sin puerto, sin embarcadero ni nada pór el estilo, un enorme barco de mas de 100 metros de eslora, se aproxima a la orilla  , literalmente “inca” el morro, y tira dos pasarelas de madera para que dos mochileros se suban. Sin palabras.

Niños del puerto improvisado

Niños del puerto improvisado

El puerto

El puerto

El ansiado barco

El ansiado barco

Por fin subidos a la embarcacion tocaba disfrutar de dos dias de navegacion hasta Yurimaguas. Aqui todo el mundo planta su hamaca, que es donde echa el dia y la noche.  Puede resultar monotono y aburrido, pero a nosotros nos encanto esta parte del viaje. Es muy autentico. Ademas, tuvimos la suerte de que en la parte de arriba, en la segunda planta apenas viajaba gente y estabamos comodos, con espacio y muy tranquilos. Tiempo para leer, escribir, jugar al poker con otros mochileros, disfrutar de los colores del atardecer y de la luz de las estrellas por las noches. Pagas 60 soles ( 1 euro= 3 soles) y tienes transporte y pension completa durante todo el viaje. Viva la amazonia!!!!!

1ª panta......full

1ª panta……full

Sandia buena ahi

Sandia buena ahi

DSC_0077

Atardecer en el amazonas

Atardecer en el amazonas

Poker time

Poker time

Carlos


Iquitos – Pura Selva (I)

El río Amazonas está reconocido como una de las siete maravillas de nuestro Mundo. A orillas del río se encuentra la ciudad de Iquitos. Ello significa que la única forma de acceder a dicho lugar debe realizarse bien por vía aérea o marítima. Nosotros optamos por la primera ya que la vuelta la haríamos en barco.

7° Maravilla

7° Maravilla

Compramos un vuelo en Peruviansairlines por unos 235 soles (78 euros) que nos llevaría desde el aeropuerto de Lima hasta la misma selva. El trayecto duró 1h. 30min.

Volando sobre el río

Volando sobre el río

A las 19:30h aterrizamos en nuestro destino y al bajar del avión la primera sensación fue de sofoco, con una brisa de aire caliente que te creaba dificultad para respirar. Habíamos pasado de una temperatura de 15° en Lima a unos 30° aproximadamente, con una humedad relativa promedio del 75%.

Con la botella de agua agarrada a la mochila en plan “camelback” salimos del aeropuerto y para sorpresa nuestra los mototaxis nos recibieron como si nos tratasemos de Messi y Cristiano (ahora puedo llegar a entender levemente como ellos se sienten en tales situaciones).

Nos montamos con “Miguel” que nos mostró más confianza y él mismo fue quien nos llevó a un hostel el cual desconocíamos (no figuraba en hostelworld.com).

Se trataba de un hostel llamado “Iguana” muy acogedor, regentado por una familia muy amable, que nos facilitó la adaptación en todo momento.

Teníamos una habitación doble, con aire, un buen armario para poder sacar la ropa de la mochila por unos días, baño privado que dejó de funcionar a pocas horas de nuestra llegada (para más info preguntar a Charly, NO es el primer deterioro que comete…) Y una piscina, que con la temperatura ambiental del sitio, invitaban al baño a cualquier hora del día.

Baño nocturno

Baño nocturno

Eso si, Iquitos presenta un microclima donde la lluvia puede hacer aparición en cualquier momento y lugar.

Perfectamente instalados, decidimos dar una vuelta por la ciudad para reconocer la zona. Era tarde-noche y había hambre cuando vimos un asador de pollos “Kikiriki”, repleto de gente (más o menos como un lunes de primero de mes en la cola del Inem), señal que hacía pensar que dicho establecimiento sería un acierto. Así fue! Prueba de ello, nos hincamos medio pollo con papas fritas cada uno (aunque sigo prefiriendo los pollos del Fernan “El Pollo Andaluz”).

El día a día en Iquitos es bastante tradicional y auténtico. Las calles llenas de mercados durante la mañana y por las tardes-noches las plazas y el malecón, invitan a pasaear por sus transitadas vías.

Día

Día

Un poco de mototaxi también

Un poco de mototaxi también

Noche

Noche

El barrio de Belén es uno de los puntos turísticos  con más afluencia. Se divide en Alto y Bajo. En la parte alta se encuentra el Mercado de Belén caracterizado por su frénetica actividad, biodiversidad de productos y su imagen de mercado tradicional.

Mercado

Mercado

Faenando

Mientras la parte baja se considera “la Venecia” peruana ya que la mayoría de sus casas se encuentran en pleno río y son flotantes. De esta zona no hay muchas fotos debido a que es un tanto peligrosa pasear por su interior, como bien pudimos comprobar cuando nos disponiamos a bajar y fueron varias las personas que transitaban por allí las cuales, con sus caras desencajadas, nos indicaban que no ibamos por buen camino… Finalmente, tras varios intentos, nos dimos la vuelta por precaución. (A ciertas horas del día ni siquiera hay presencia policial).

Zona Roja

Zona Roja

Belén

Durante la semana han sido muchas las caminatas que hemos realizado, acompañados de una buena alimentación. Normalmente almorzabamos en las casas familiares que ofrecían menús muy ricos a un precio de unos 5 soles (menos de 2 euros).

Charly pagando la multa

Charly pagando la multa

La gastronomía de Iquitos es variopinta, con sabores exóticos. Probamos productos típicos como la “cecina con tacacho”; la cecina es una carne adobada, de color rojiza muy sabrosa (cierto parecido a la presa ibérica) y el tacacho es como una “pelota” de masa de plátano asado que incluso para el mismo Charly fue imposible de engullir.

La mami, nuestra cocinera

La mami, nuestra cocinera

El resto del día pasabamos buenos momentos en el hostel, estabamos como en casa. Es más fácil ver un partido del Málaga aquí que en España, retransmiten hasta la Copa del Rey y sin pagar! Mientras Charly aprovechaba para jugar con los jóvenes del hogar a la Play abusando de su experiencia hasta que llegó el primo de Zumosol (tendría 13 años) y le pintó la cara.

España vs Perú

España vs Perú

Otro día hicimos una expedición a un poblado llamado “Padre cocha” que se encontraba a las afueras del río Nanay por lo que tuvimos que agarrar un bote que nos llevara hasta allí. A nuestra llegada a esta pequeña comunidad indígena pudimos comprobar otro tipo de vida distinta a la de cualquier otro territorio. Gente muy arraigada en sus casas sólo interrumpidas por la presencia de algunos turistas curiosos que decidían pasar por dicho lugar.

DSC_0496 (640x428)

Felicidad

DSC_0519 (640x428)

Sonrisas

Son personas que ante lo extraño reaccionan con una expresividad en sus rostros de alegría, la cual te transmiten y hace que te sientas bienvenido. Por regla general, esta atmósfera de buenas vibraciones es la que estamos encontrando a lo largo de todo el viaje, pero en sitios así se acentúa si cabe un poco más.

DSC_0497 (640x428)

Bienvenida

Son muy bondadosos y eso les honra, debido a sus limitaciones que pueden llegar a tener, abastecidos principalmente por pequeñas embarcaciones que pasen por allí, o teniendo que trasladarse ellos mismos por sus medios a la ciudad.

De ahí anduvimos alrededor de unos 45 minutos para dar con una tribu conocida de la zona: “Los Boras”. Nos recibieron con sus rituales (cánticos, bailes,tradiciones…) y fue todo un acontecimiento, divertido.

Bienvenida de la tribu

Recibimiento de la tribu

Perdido en la tribu

Perdido en la tribu

DSC_0537 (640x428)

Grupo

 

Coincidiendo con el fin de semana, salimos por las zonas típicas de Iquitos. Son varias: Complejo CNI– amplia carpa con un escenario y música en vivo, frecuentado por jóvenes lugareños y travelistas (que no viajeros). Bares/Pubs– de nativos más pudientes, fuimos asiduos del VOCE Bar y el Musmuqui (aquí disfrutamos de los tragos regionales con toques afrodisiacos tales como RC “rompecalzón”, corre corre que te enchufo, 7vss “siete veces sin sacarla”, levantate Lázaro…) Discotecas– NOA muy elegante y exclusiva  y Adonis, esta última más de ambiente… Hay mucha vida nocturna y como buenos turistas nos aprovechamos de ella!

Musmuqui Bar

Musmuqui Bar

Entre otras cosas nos faltaba por visitar el parque de Quistococha, lo dejamos para el último día (lunes) ya que el martes debíamos agarrar el barco que nos llevaría hacia la Amazonia. En el complejo de Quistococha hay muchas especies amázonicas rescatadas y cuenta con una playa artificial de arena blanca donde puedes nadar e incluso alquilar algo parecido a un  “hidropedal” (no estaba “el Cabra” para preguntarle).

Laguna

Laguna

Relajados después del baño

Relajados después del baño

Con los deberes hechos nos fuimos para el sobre temprano, a la mañana siguiente tendríamos que madrugar… CONTINUA

                                                                                                                          Danielo